Volver

Actividades para continuar estudiando

Propuestas para que las y los jóvenes continúen aprendiendo con el acompañamiento de sus docentes.

Creado: 23/07/2020 | Actualizado: el jueves pasado a las 18:48

Descargar Cuadernillo PDF | Educación Agraria - Quinto año

 

GANADERÍA DE LECHE

Para continuar con la temática del eje de reproducción, analizaremos la eficiencia reproductiva y cuáles son algunos de los parámetros que podemos considerar para evaluarla y optimizarla.

Consignas

1- Te proponemos la lectura de la siguiente información y que puedas también recurrir a otros materiales y fuentes para profundizar en el tema de esta clase.

 

Manejo reproductivo – Eficiencia reproductiva

Eficiencia reproductiva

La eficiencia reproductiva es un factor importante de evaluar dentro del sistema de producción de leche; idealmente todas las vacas del rodeo deben parir un ternero viable una vez al año, esto nos daría una eficiencia reproductiva de 100%. Para que la reproducción sea exitosa las siguientes condiciones deben darse:

  • Debe haber presencia de celo
  • Debe haber ovulación
  • Inseminación o servicio
  • Preñez y gestación
  • Parto

Existen varias formas de medir la eficiencia reproductiva, entre ellas figuran:

Porcentaje de preñez

Esto es el número de vacas preñadas dividido por el número de vacas servidas multiplicado por 100. Es un índice relativamente fácil de obtener, pero tiene limitaciones como, 1) el ser una medida puntual de fertilidad y no un período, 2) no considera posibles problemas posteriores (mortalidad embrionaria, abortos).

Porcentaje de parición

Relaciona número de terneros nacidos con el total de vacas del rebaño. Es el número de terneros dividido por el número total de vacas y multiplicado por 100. Es más eficiente que el porcentaje de preñez, pero es inexacto ya que no considera los meses de gestación de vacas que paren fuera de temporada. Tampoco considera las vacas eliminadas y la fertilidad de vaquillas que aún no paren al momento del cálculo.

Intervalo parto preñez o días abiertos

Mide los días entre el parto y el servicio fértil. Es una herramienta fácil de aplicar, pero considera sólo animales que paren. Además, no considera vacas infértiles ni vacas eliminadas. Los días abiertos no deben ser superiores a 80.

Intervalo interparto

Corresponde a los días entre dos partos consecutivos, es un método objetivo y exacto, además evalúa la fertilidad en forma individual. Las desventajas de este método son: a) no permite evaluar fertilidad del rebaño, b) no considera animales infértiles o eliminados, c) no considera vaquillas, d) requiere al menos dos partos para evaluar. Lo ideal es obtener un lapso interparto no mayor de 365 días.

 

Cuidados básicos del ternero recién nacido

El éxito reproductivo, culmina con tener un ternero saludable, con la vaca generando una lactancia adecuada, y en condiciones para quedar preñada nuevamente. Bajo condiciones normales de nacimiento, el ternero es atendido por su madre, secándolo y estimulándolo para que se incorpore y tome su primer calostro. Esto ocurre dentro de la primera media hora de vida.

Cuando surgen problemas por haber tenido un parto laborioso (con ayuda y tracción), o porque la vitalidad del ternero no es buena y la vaca no siempre está bien dispuesta a cumplir con su tarea, es conveniente proceder oportunamente para realizar las maniobras de estímulos al recién nacido y secarlo. Colocar al ternero en un lugar con cierta inclinación, para que drenen los exudados mucosos acumulados en las fosas nasales y boca. Presionar externamente con ambas manos las fosas nasales y, en ocasiones, extraer de la boca el exceso de moco para facilitar la respiración.

Cuando el problema es mayor y hay asfixia (imposibilidad de respirar), se puede recurrir a estímulos mecánicos, como la introducción cuidadosa de una pajita en las fosas nasales (cosquilleo), para que reaccione estornudando y de esta manera se limpien las vías respiratorias.

Para prevenir infecciones en el ombligo, se debe aplicar un desinfectante preventivo (tintura de yodo al 10%).

2- Identificá los conceptos que no comprendiste y buscá su significado.

3- Recuperá la tercera entrega de este material y repasá lo leído sobre lactancia y su curva. ¿Podés establecer la relación entre esa curva y la eficiencia productiva de un rodeo lechero? Te proponemos que lo resumas en un párrafo.

4- ¿Cuál te parece que es la importancia de evaluar los índices reproductivos en los rodeos?

  1. Si estos índices no resultan adecuados, ¿cómo podríamos mejorarlos o corregirlos? Considerá manejos reproductivos, alimenticios e incluso genéticos. Podés buscar información en otras fuentes.

Te proponemos que mires atentamente el siguiente video: “Parto y cuidado del ternero recién nacido”, producido por el canal abc Rural (este sitio puede consumir datos móviles).

Elaborá un resumen que incluya:

a. Problemas que puede presentar el ternero al nacer.

b. Formas de intervención para el cuidado del ternero nacido en un parto problemático.

 

PRODUCCIÓN DE OLEAGINOSAS Y CULTIVOS INDUSTRIALES 

Las siguientes actividades tienen como propósito promover el conocimiento sobre los requerimientos y condiciones de clima, agua y nutrientes en las producciones de soja y girasol.

También ofrecen instancias de reflexión que permiten analizar las implicancias económicas, sociales y ambientales de los diferentes modos de producción asociados a este tipo de actividad agropecuaria.

Consignas de trabajo

1- Te proponemos la lectura de la siguiente información y que puedas también recurrir a otros materiales y fuentes para profundizar en el tema de esta clase.

 

“Requerimiento de clima, agua y suelo en girasol y soja”

Requerimientos hídricos y edáficos del cultivo de girasol

Al igual que la gran mayoría de los cultivos, la temperatura es un factor muy importante en el desarrollo del girasol. Este cultivo puede desarrollarse sin inconvenientes adaptándose muy bien a un amplio margen que van desde los 13° a 30°C. Las temperaturas por encima de ese rango afectan principalmente en el último período del cultivo, principalmente en floración y llenado de granos.

Una vez establecida la aptitud climática, la condición edáfica será la que complemente la información para determinar la aptitud ecológica del sitio. En este sentido se evaluarán distintos aspectos del lote principalmente a nivel físico y químico. La comparación entre las exigencias del cultivo y la oferta del lote determinará la aptitud y limitaciones del mismo. Algunas de ellas, podrán ser solucionadas o parcialmente corregidas con diversas estrategias tecnológicas. Si bien el cultivo de girasol, por su rusticidad, no es altamente exigente en condiciones edáficas, existen algunos aspectos a tener en cuenta al momento de analizar su viabilidad.

Desde el punto de vista físico es de gran importancia disponer de una textura franca o franco arenosa, subsuelo profundo y buena retención de agua. En general estas condiciones favorecen un desarrollo radicular más adecuado y una exploración profunda y amplia lo que mejorará la absorción de agua y nutrientes disponibles en el suelo. En un sentido inverso, son factores negativos, los impedimentos a la profundización de raíces como la existencia de tosca en el perfil, la presencia de un horizonte del suelo con arcilla o la formación de piso de arado por agricultura continua. En los tres casos y con distinta gravedad, se alterará el balance de agua y nutrientes para el cultivo y consecuentemente su desarrollo y rendimiento. Este cultivo es sensible al encharcamiento y moderadamente tolerante a la salinidad en el suelo.

La disponibilidad de nutrientes minerales es determinante del crecimiento de los cultivos, ya que el girasol extrae del suelo una importante cantidad de nutrientes acumulándolos en la planta, por cuanto los requerimientos nutricionales no satisfechos resienten principalmente el área foliar y la eficiencia fotosintética. Esto reduce a nivel de cultivo la intercepción de radiación y la eficiencia de conversión de radiación interceptada en biomasa, por lo que la tasa de crecimiento del cultivo disminuye.

Un buen crecimiento garantiza el óptimo estado fisiológico en los momentos decisivos para la determinación del número de granos y su llenado. En el llenado las necesidades son cubiertas por absorción y además por removilización desde las estructuras vegetativas.

En el siguiente link, encontrarás un esquema que muestra los estados fenológicos del girasol: Estados fenológicos.

 

Requerimientos climáticos, hídricos y edáficos del cultivo de soja

Las temperaturas óptimas para el desarrollo de la soja están comprendidas entre los 20 y 30 oC, siendo las temperaturas próximas a 30 oC las ideales para su desarrollo. El crecimiento vegetativo de la soja es pequeño o casi nulo en presencia de temperaturas próximas o inferiores a 10 oC, quedando frenado por debajo de los 4 oC. Sin embargo, es capaz de resistir heladas de -2 a -4 oC sin morir. Temperaturas superiores a los 40 oC provocan un efecto no deseado sobre la velocidad de crecimiento, causando daños en la floración y disminuyendo la capacidad de retención de legumbres. Las temperaturas óptimas oscilan entre los 15 y los 18 oC para la siembra y los 25 oC para la floración. Sin embargo, la floración de la soja puede comenzar con temperaturas próximas a los 13 oC.

El cultivo de soja está adaptado a un amplio rango de texturas de suelo. Se pueden producir altos rendimientos, tanto en suelos arenosos como arcillosos, si el agua y los nutrientes no son limitantes. Si bien la soja es inusualmente productiva en suelos pobres, es exigente en fertilidad para alcanzar altos rendimientos. A pesar que antiguamente se consideró que la soja poseía baja respuesta a la fertilización, la investigación ha demostrado que, si bien presenta menor respuesta que gramíneas como maíz y trigo, en general crece y se desarrolla mejor en suelos fértiles y en muchos casos responde a la fertilización directa. La soja no es muy exigente en suelos muy ricos en nutrientes, por lo que a menudo es un cultivo que se emplea como alternativa para aquellos terrenos poco fertilizados que no son aptos para otros cultivos. Se desarrolla en suelos neutros o ligeramente ácidos. Con un pH de 6 hasta la neutralidad se consiguen buenos rendimientos.

La soja es bastante resistente a la sequía, necesitando humedad, pero sin encharcamientos, ya que estos asfixian las raíces de la planta. Por lo tanto, suelos de textura arcillosa con tendencia a encharcarse no es recomendable su cultivo. Si el terreno es llano, debe estar bien nivelado, para que el agua no se estanque en los rodales. Sin embargo, es una planta que requiere mucha agua, por lo que en los terrenos arenosos deberá regarse con frecuencia.

2- Realizá un cuadro comparativo vinculando las características edáficas, nutricionales y climáticas de ambos cultivos.

3-¿Dónde podemos encontrar estos cultivos en al país? ¿Cuál de los dos tiene mayor distribución espacial? ¿Por qué creés que es eso?

4- Si tuvieras que elegir entre dos lotes para hacer un cultivo de soja, ¿Qué parámetros observarías? Nombrá por lo menos 3 aspectos que medirías y justificalos.

 

ORGANIZACIÓN Y GESTIÓN DE LA PRODUCCIÓN AGROPECUARIA 

El margen bruto

En esta oportunidad nos interesa conocer el concepto de margen bruto y todos los factores que lo determinan. La estimación del Margen Bruto es fundamental para realizar el análisis económico de un ciclo productivo.

El margen bruto es una medida de resultado económico que permite estimar el beneficio a corto plazo de una actividad dada. Su determinación se encuentra directamente relacionada al cálculo de costos parciales.

El margen bruto es la diferencia entre los ingresos (efectivos y no efectivos) generados por una actividad y los costos que le son directamente atribuibles. A partir de datos físicos (tanto de insumos como de productos) y asignándoles un valor económico (precios de mercado) se obtiene una estimación del beneficio económico resultante.

Existirá margen bruto positivo cuando:

Los INGRESOS DE LA ACTIVIDAD superen a los COSTOS DIRECTOS

Al tratarse de un análisis económico y no financiero y que no todo lo producido en un ejercicio se vende antes de finalizar el mismo, los ingresos de la actividad incluyen además de las entradas generadas por ventas, las diferencias de inventario, transferencias y cesiones, y el consumo interno del establecimiento.

La magnitud de lo que se obtenga por encima de los costos directos, permitirá contribuir a la cobertura de los costos de la empresa no considerados en el margen bruto (costos indirectos y remuneración de factores) y aportar una ganancia.

Si bien se habla genéricamente de margen bruto, este puede referirse al resultado económico parcial de una actividad en toda su extensión o por unidad de recurso considerado como más restrictivo. La expresión del margen bruto como resultado económico por unidad de un recurso por el cual compiten dos o más actividades (superficie de tierra, por ejemplo), es ampliamente utilizado para el análisis individual, pero aún más con el objetivo de realizar estudios comparativos entre alternativas de un mismo establecimiento y/o para evaluar el desempeño entre explotaciones de características similares. Es usual que, en actividades agrícolas o ganaderas extensivas, donde la tierra es uno de los recursos más limitantes, el mismo se encuentre expresado por unidad de superficie (hectárea).

Al igual que en el cálculo de costos, puede utilizarse en referencia a dos situaciones en el tiempo: análisis de una actividad pasada o ex –ante (margen bruto para diagnóstico y control) y análisis de un rubro a realizarse en el futuro o ex-post (margen bruto para decisión).

En un caso y otro los componentes a incluir como costos directos no adoptan un criterio único. La mayor discrepancia surge en cuanto a la incorporación de los costos de oportunidad, especialmente los intereses al capital requerido para llevar adelante la actividad durante el período que se encuentra inmovilizado (Villanova I, Justo A. 2003). Algunas autoras y algunos autores consideran que los costos de oportunidad deben ser incluidos en análisis ex –ante y no en análisis ex – post, en que su carácter de evaluación de una actividad finalizada elimina la posibilidad de derivar los recursos utilizados a otra alternativa.

Sin embargo, la consideración de los intereses directamente vinculados a la actividad resulta un elemento sumamente útil para comparar alternativas que demandan diferente cantidad de capital o tienen diferente período de recuperación, sirviendo de penalización para aquellas más demandantes de capital y/o tiempo de inmovilización. Esta consideración puede ser tan importante en un análisis ex ante como ex post.

Se imputen o no intereses como parte del costo, es sumamente importante prestar especial atención a la lectura que se haga del resultado. En el primer caso, debe tenerse en cuenta que si la suma de costos directos – dentro de los que se incluyen los intereses - iguala a los ingresos, es decir el MB es igual a cero, no significa que no haya retribución al capital, sino que esta es igual a la que se hubiera obtenido (u obtendría) de haberlo destinado a la otra alternativa. Si es mayor a cero, implica una ganancia sobre esa alternativa.

Debido a los diferentes criterios sobre si es correcta o no la imputación de intereses, se considera conveniente expresar el margen bruto primeramente sin considerar los intereses al capital y posteriormente considerándolos. Un tratamiento similar podría recibir los costos de oportunidad de los restantes factores de producción. Un último comentario general en referencia a la estimación de márgenes brutos, es que en caso que su estimación tenga por finalidad el planeamiento, estos deberán permitir evaluar la estabilidad de los resultados ante variaciones en el comportamiento de variables exógenas como las condiciones climáticas y de mercado, principalmente en lo referido a rendimientos y precios de los productos y algunos insumos claves para la producción bajo análisis.

 

Margen Bruto Agrícola

Para el cálculo del Margen Bruto Agrícola, en general aplicado en cultivos anuales, es necesario describir la modalidad de producción, es decir, el paquete tecnológico. Si la actividad fue realizada, sólo se necesita recabar la información física y económica que se originó a través del desarrollo de la misma, en cambio si es una estimación se basa en supuestos y en antecedentes de referencia.

Secuencias para determinación de margen bruto en cultivos agrícolas: para calcular el margen bruto agrícola se deben establecer qué actividades se desarrollarán, formular un modelo productivo de la futura actividad y estimar sus posibles resultados (Figura 1).

Figura 1. Secuencia: Margen Bruto Agrícola

 

Para calcular el margen bruto agrícola se deben establecer: Ingresos Brutos o Valor Bruto de la Producción: se refiere a la producción obtenida o esperada, la que podrá tener distintos destinos como son la venta, el almacenaje, las cesiones a otras actividades o el consumo.

Por lo general en cultivos anuales requiere solamente determinar dos componentes:

rendimientos y precios de los productos. Si el margen bruto es “ex -post” se utilizan rendimientos y precios realmente obtenidos. La utilización del rendimiento como parámetro, implica que se considera como ingreso a la producción física independientemente que se haya efectivizado como ingreso monetario a través de la venta. Es decir, se considera tanto el ingreso Efectivo como no efectivo.

Si es utilizado como herramienta de decisión ex –ante, el rendimiento puede ser estimado de acuerdo a la tecnología propuesta y considerando las condiciones agroecológicas de la zona. Con respecto a los precios a utilizar, se debe tener encuentra el objetivo de cálculo y el probable comportamiento futuro del mercado del producto bajo análisis. Existen varias posibilidades:

a. Precios actuales

b. Precios del Mercado de Futuros (esperados a cosecha)

c. Precios promedios históricos (por la dinámica de los mercados se debe considerar no más de los últimos 5 años).

Para los dos últimos casos es conveniente considerar el promedio de los meses en que se concentra la comercialización del producto o para los que se planea su venta. En todos los casos, se deben analizar las tendencias que muestra el mercado correspondiente al producto analizado.

Si bien el precio a considerar puede ser el precio neto, es decir el valor bruto del producto descontados los gastos que se originan por la comercialización, es recomendable considerar el precio bruto y descontar los gastos de comercialización y fletes que se generen por la venta dentro de los costos directos. Esto permite analizar la incidencia de estos gastos dentro de los costos.

Una vez determinado el rendimiento y el precio a utilizar, el cálculo del ingreso bruto (IB) es:

Ingreso Bruto (IB) = rendimiento x precio por unidad de producto

  • Costos directos: para determinar el costo es necesario un conocimiento detallado del proceso productivo y una adecuada valorización de los insumos.

Se debe contar con información en cuanto a: labores, tipo y cantidad de semilla a utilizar, tipo y dosis de productos químicos, cantidad y calidad de la mano de obra específica, cosecha, canales de comercialización, distancia a los mercados, época de venta y otra información que sea relevante en la actividad a evaluar.

Se debe hacer una mención especial dentro de los ítems componentes del costo directo al cálculo del costo de labores cuando estas son realizadas con maquinaria propia; para ello en el Anexo se desarrolla la metodología incluyendo los coeficientes principales utilizados. Cabe consignar que en caso de que el cultivo analizado requiera de alguna maquinaria específica, como puede ocurrir en el caso de cultivos hortícolas o industriales, se debe incluir dentro de los costos directos las amortizaciones de las mismas. La cobertura con seguros tanto de la maquinaria agrícola como de la producción por las contingencias que pueden ocurrir durante el ciclo productivo será opcional de ser considerado en los costos operativos, de acuerdo a lo que habitualmente realiza el productor. El cargo de estos seguros, en caso de ser considerados, debería ser imputado a la actividad como los otros ítems del costo directo.

El arrendamiento sólo será considerado como un costo directo cuando este constituya un gasto real por tomar tierra de terceros y específicamente atribuible a la actividad bajo análisis.

En el caso de los intereses, cuya imputación – como ya se explicitara – se recomienda realizar luego de estimar el MB, debido a que no todos los capitales están inmovilizados desde comienzos del ciclo productivo, el cálculo se efectúa normalmente suponiendo un período de inmovilización promedio de medio año (6 meses). Asimismo, no se considera a este fin como capital circulante los gastos de cosecha ya que se considera que estos se generan con la obtención del producto y por lo tanto no sufren inmovilización.

Una vez determinados el Ingreso Bruto y el Costo Directo, se está en condiciones de Calcular el Margen Bruto. _ Margen Bruto: es el resultado de la diferencia entre los ingresos brutos y los costos directos. Lógicamente para que sea útil como herramienta de comparación y de decisión deberá ser expresado en relación de algún factor de producción, por ejemplo: $/ha - $/hora tractorista y $/$ de costo directo. Como ya se mencionó anteriormente, generalmente se utiliza $/ha.

La tabla muestra una propuesta de un modelo de cálculo de un margen bruto agrícola.

Ingreso Bruto = Rendimiento x precio por unidad

1. Labores culturales (arada, rastreada, siembra, protección, etc.)

2. Semilla t tratamiento de semilla

3. Agroquímicos (herbicidas, Insecticidas, funguicidas, etc.)

4. Fertilizantes

5. Arrendamientos / aparcería (tierra de terceros) (*)

6. Mano de obra asalariada específica para la actividad

7. Amortizaciones Directas (mejoras y maquinaria específicas de la actividad)

8. Seguro del cultivo

9. Cosecha

 
Margen bruto = Ingreso Bruto - Costo Directo
11. Interés a los gastos de implantación y protección (***)  
Margen Bruto con imputación de intereses = Margen bruto – Intereses (11)

(*) Se refiere al gasto en que efectivamente se incurre por tomar tierra de terceros para realizar

Específicamente la actividad bajo análisis

(**) En caso de tomar opciones se incluye la prima del contrato

(***) Se recomienda incluir los intereses en esta etapa calculando así dos MB: uno sin y otro con Intereses. En caso de asegurar el cultivo se excluye de la tasa de interés el componente riesgo.

El entorno de desconocimiento sobre los rendimientos y precios futuros que caracteriza a la estimación de un MB ex ante, puede relativizarse estimando el resultado en distintos escenarios de precios y rendimientos (análisis de sensibilidad).

Tabla 1 - Cálculo de un margen bruto agrícola

En este mismo sentido, es de utilidad en los cultivos agrícolas el cálculo del rendimiento de indiferencia. El mismo indica la producción por hectárea que cubre los costos de implantación y protección. Para valorizar esa producción de indiferencia se debe utilizar el precio en finca. Este surge de descontar al precio de mercado los gastos de cosecha y comercialización por unidad de producto. De este modo, el cociente entre la suma de los rubros 1 a 8 de los costos ($ / ha) respecto al precio en finca ($ /quintal o tonelada) da la cantidad de producto por hectárea que cubre estos costos y es una medida del riesgo de la actividad al compararla con la productividad modal de la zona.

Rendimiento de indiferencia = Gastos de implantación y protección (Gastos del 1 al 8 del cuadro) / Precio de finca [Precio unitario del producto descontados gastos de cosecha y comercialización; estos últimos expresados en pesos por unidad de producto].

 

Actividades

1. Leer atentamente el texto “El margen bruto”.

2. ¿Cómo se calcula el MB de una actividad productiva?

3. ¿Para qué nos sirve realizar el cálculo de MB?

4. ¿Cuándo decimos que el MB es un Herramienta Económica y no Financiera qué significa esto?

5. ¿En qué momentos se puede realizar MB? ¿Con qué objetivos en cada caso?

6. ¿Qué opinión te merece que se imputen o no intereses en el cálculo del MB?

7. ¿Cómo se calcula el costo Directo y qué información debemos tener? ¿Cuándo consideramos el arrendamiento como un costo directo?

8. Realizá el siguiente ejercicio:

Una pequeña empresa dedicada a la explotación agraria, presenta la siguiente composición patrimonial al inicio del ejercicio económico. Tenemos en cuenta que se tratan de 60 ha.

Los gastos relacionados con la cosecha del cereal X durante el presente ejercicio:

• Preparación de la tierra, herbicidas y fertilizantes.......................$ 90.000.-

• Se utilizó como semillas el cereal almacenado de la cosecha anterior.

• Pago de gastos relacionados con la siembra ........................... $ 56.700.-

• Pago de sueldos del empleado (por mes) correspondientes a 3 meses de trabajo ($ 37.800 por mes).

• Amortizaciones de instalaciones y rodado (calculados de manera lineal, por años de vida útil) asignadas a la cosecha ......$ 66.000.-

• Impuesto inmobiliario (parte asignada) ..... $ 15.600.-

• Gastos de recolección de cosecha (contratado) $ 1050.- por hectárea.

• Gastos de acondicionamiento y cuidado del cereal proporcionales al rendimiento obtenido $ 9.300.-

• Otros gastos calculados proporcionalmente ............. $ 46.200.-

SE SOLICITA:

a. - Calcular costos fijos y costos variables relacionados con la explotación.

b. - Se venden 1800 qq a $ 620 el qq. Hallar el margen bruto de la operación.

 

Autoevaluación

1- ¿Qué actividades no pudiste resolver? ¿Cuál es la dificultad?

2- Hacé una lista de los conceptos que se mencionan en el texto y que no te quedaron en claro.

Materiales adicionales:

En INTA de Pergamino publicó en 2017 un documento de análisis económico de las principales actividades agrícolas. Es un material muy interesante tanto para los estudiantes como para los docentes.

No sólo cuenta con información precisa, sino que además brinda insumos reales para la elaboración de abordajes pedagógicos.

El informe lo podés descargar aquí.