Volver

San Martín y la emancipación de los pueblos americanos

Recorrido por momentos de la vida del General, el cruce de los Andes y la participación de las mujeres en el proceso independentista.

Creado: 09/08/2021 | Actualizado: ayer a las 11:20

Marco general: 17 de agosto

Conmemoración del aniversario de la muerte del general José de San Martín

Es frecuente resaltar, y con toda justicia, las hazañas militares de José de San Martín. Desde la batalla de San Lorenzo, inmortalizada por la tan conocida Marcha y el sacrificio heroico del Sargento Cabral, hasta el cruce de los Andes y las batallas de Chacabuco y Maipú. De sus actividades en Chile y Perú y, luego del encuentro con Simón Bolívar en Guayaquil, lo vemos transitando su retiro en Europa, ya que solo estaba dispuesto a luchar por la independencia de los pueblos americanos y no en las guerras civiles que generaron las disputas políticas. [...]

Continuar leyendo el marco general .

El 17 de agosto se cumplen 172 años del fallecimiento del General José de San Martín. Fue una figura clave para la concreción y la consolidación de nuestra independencia política y contribuyó de manera decisiva en los procesos independentistas de Chile y del Perú. Fue un hombre indispensable para la emancipación de los pueblos americanos.

 

JOSÉ DE SAN MARTÍN. PADRE DE LA PATRIA 

Proponer a las y los estudiantes revisar momentos significativos de la vida de José de San Martín en el marco del contexto independentista para entender por qué recordamos su actuación año tras año. 

Fuente de imágenes: Archivo DGCyE.

Leer el texto que relata distintos momentos de la vida del Libertador y conversar entre compañeras, compañeros y docentes.

José Francisco de San Martín nació en Yapeyú (actual provincia de Corrientes) un 25 de febrero de 1778. A la edad de 6 años, luego de vivir en Buenos Aires, se trasladó a España con toda su familia, donde estudió y se formó como militar. Desde joven, participó en el Regimiento de Infantería y en varios combates como parte del ejército español. Sin embargo, a pesar de estar lejos, seguía de cerca los acontecimientos del Río de la Plata y las ideas que impulsaron la causa revolucionaria.

En 1812 regresó a Buenos Aires con la idea de participar de la causa independentista iniciada en 1810. Allí le encargaron la creación del Regimiento de Granaderos a Caballo, al frente del cual obtendría la victoria en el combate de San Lorenzo el 3 de febrero de 1813. En 1814 fue gobernador-intendente de Cuyo y llevó adelante grandes obras para la ciudad. Se ocupó de que la educación y la salud no fueran el “privilegio de unos pocos”, según propias palabras.
La gran apuesta de San Martín fue pensar un plan americanista. Estaba convencido de que la única manera de asegurar la independencia era eliminar todo foco español que atentara contra la soberanía de los pueblos de América.

San Martín decidió cruzar la Cordillera porque era un buen plan para “sorprender”: la estrategia más efectiva consistía en cruzar la cordillera y con la ayuda de los patriotas chilenos, liberar Chile, para de allí marchar por mar hacia Lima. Luego, en combinación con Simón Bolívar, terminar con la base del poder español en América.

Cuando en 1816 el Congreso de Tucumán lo nombra General del Ejército de los Andes, desde Cuyo se dispuso a organizar y planificar el Cruce de los Andes. Lograrlo tenía sus costos: soportaron más de 30 grados durante el día y temperaturas bajo cero durante la noche. También padecimientos generados por la altura: dolores de cabeza, vómitos, fatiga e irritación pulmonar.

Luego de haber participado en el proceso de emancipación de América Latina se radicó en Europa. En 1824, desgastado por los problemas de salud y por los conflictos internos que se vivían en el territorio, San Martín partió rumbo a Francia. A pesar de que nunca regresó, siempre estuvo interesado en la situación de su país natal y ofreció colaborar en diversas oportunidades. Falleció el 17 de agosto de 1850, en su casa de Boulogne-Sur-Mer, a los 72 años.

En el diálogo en el aula, proponer a las y los estudiantes que comenten otros acontecimientos que conozcan de la vida de San Martín. 

  • ¿Por qué les parece que se lo considera el Padre de la Patria?

 

EL CRUCE DE LOS ANDES

Leer y comentar en el aula con la o el docente, las compañeras y los compañeros.

Los soldados que participaron en las guerras por la Independencia no eran militares de carrera, es decir, no eran profesionales. Fue el pueblo en armas el que peleó contra las tropas realistas. Participaron miembros de los sectores populares: campesinos pobres y personas de la plebe urbana, constituida mayoritariamente por negros, pardos, indios y mestizos. Centenares de esclavos negros fueron comprados a sus dueños para integrar los batallones. Muchos aceptaron arriesgar su vida porque se les prometía su libertad luego de pasar por lo menos cinco años en el ejército. Ser soldado del ejército suponía, para todos, afrontar el hambre, las inclemencias del tiempo, la experiencia de combate y el riesgo de perder la vida. Estos hombres fueron siempre soldados rasos (el escalafón más bajo dentro de los ejércitos). También formaron parte de los ejércitos libertadores miembros de la élite, que sirvieron en general como oficiales. Muchas familias perdieron integrantes, fallecidos en los campos de batalla.   

“El paso de los Andes”. A. Ballerini. Museo Histórico Nacional. Imagen tomada de Wikimedia Commons.

El cruce de los Andes: “Llevaban 5200 hombres, 10000 mulas de silla y carga, 1600 caballos de pelea para maniobrar en el llano, 600 reses en pie para ser faenadas en el camino, 900 tiros de fusil y carabina, 2000 de cañón a bala, 2000 de metralla y 600 granadas.” (Extraído de El Historiador, Agosto 2021).

Cruzar la cordillera fue una verdadera hazaña estratégica. Una operación militar perfectamente ejecutada y diseñada que permitió el objetivo que se había planteado: atravesar los Andes y conseguir la independencia. 

Para pensar y conversar acerca de la lectura: 

  • ¿Quiénes participaron de los ejércitos? 
  • ¿A qué sectores de la sociedad pertenecían? 
  • ¿Todos querían participar de esta guerra? 

Al mirar las sociedades debemos hacerlo desde la diversidad y el conflicto, ya que quienes la integran no piensan lo mismo ni comparten los mismos intereses. En los grupos de élite no había igual adhesión a los ideales de independencia. Fueron años difíciles, ya que las guerras sostenidas en el tiempo ocasionaron la muerte de mucha gente y grandes pérdidas económicas.

Proclama de José de San Martín al Ejército de los Andes antes de la batalla de Chacabuco

“¡Soldados! Todos y cada uno de ustedes conocen el esfuerzo y las dificultades por las que hemos pasado. Llegar hasta aquí es bastante, pero nunca es suficiente. El enemigo espera, y espera bien armado, señores. Son la esperanza de la América, cada uno de ustedes lleva consigo lo más importante, ¡la libertad! Trescientos años de masacre y de barbarie tiñen nuestra tierra de sangre, pero hemos venido a decir ¡basta!, ¡se acabó! Soldados, se me llena el corazón al ver a tantos guerreros dispuestos, nuestros hijos y los hijos de nuestros hijos recordarán este momento con orgullo, porque les dejaremos una tierra digna de ser vivida. Donde puedan sembrar, crecer y prosperar, libres de toda cadena, donde cada hombre pueda decidir su destino sin importar su color, su linaje, su procedencia, ni qué carajo. Porque todos somos iguales ante el Supremo, así como somos iguales ante la muerte, porque cualquier hijo de mujer merece ser libre de una vez y para siempre. ¡Seamos libres, que lo demás no importa nada! ¡Viva la patria!” Ya no queda duda de que una fuerte expedición española viene á atacarnos: sin duda alguna los gallegos creen que estamos cansados de pelear y que nuestros sables y bayonetas ya no cortan ni ensartan; vamos á desengañar-los. La guerra se la tenemos de hacer del modo que podamos. Si no tenemos dinero, carne y un pedazo de tabaco no nos ha de faltar; cuando se acaben los vestuarios nos vestiremos con las bayetillas que nos trabajan nuestras mujeres, y sino andaremos en pelotas como nuestros paisanos los indios. Seamos libres y lo demás no importa nada. Yo y vuestros oficiales os daremos el ejemplo en las privaciones y trabajos. La muerte es mejor que ser esclavos de los maturrangos. Compañeros, juremos no dejar las armas de la mano hasta ver el país enteramente libre ó morir con ellas como hombres de coraje. 

Fuente: Archivo de documentos históricos. Educ.ar. (Enero, 2016).

Teniendo en cuenta la procedencia social de los soldados. ¿Qué relación establecía San Martín entre ese origen y la lucha por la independencia?

 

MUJERES DE LA INDEPENDENCIA

Muchas mujeres participaron de diversas maneras en las guerras por la independencia de los pueblos latinoamericanos. En los campamentos, donde los ejércitos se preparaban para las batallas, las mujeres se encargaban de conseguir y preparar los alimentos, lavar y coser los uniformes. Algunas también atendían a los heridos luego de las batallas. Otras formaron parte de los ejércitos y participaron en las guerras.

Las historias de San Martín y Juana Azurduy pueden pensarse como trayectorias simultáneas y solidarias dentro de un mismo movimiento regional. En el mismo momento en que San Martín abandonó las tropas españolas y comprendió que su destino revolucionario estaba en América, Juana Azurduy se sumó a las luchas por la independencia, reiniciando una larga y rica historia de rebeliones populares que tuvieron epicentro en el Alto Perú.

Juana Azurduy. Imagen tomada de Wikimedia Commons.

Juana Azurduy nació el 12 de julio de 1780 en Toroca, Potosí, un pueblo cercano a Chuquisaca, una de las ciudades más importantes del Alto Perú y del Virreinato del Río de la Plata. Su padre era español y su madre indígena, Juana era mestiza. Se casó con Manuel Padilla y, junto a él, participó de la resistencia y revolución frente al poder español en el Alto Perú. Durante el período de las guerras por la independencia Juana y Manuel fueron convocados por Manuel Belgrano, que estaba a cargo del Ejército del Norte para continuar la lucha contra los españoles. Conformaron tropas integradas por varias mujeres y hombres indígenas. Luego de un tiempo, Juana Azurduy también luchó junto a Martín Miguel de Güemes. Finalmente, después de muchísimas batallas, logró ser testigo de la libertad por la que tanto había luchado. 

Tomado de Espasande, M., Izuel, M. y G. Pappalardo (2018). Juana Azurduy, una mujer que no cabe en el olvido. Remedios de Escalada: UNLa - Universidad Nacional de Lanús.

Proponer a las y los estudiantes averiguar si en los actos escolares de otras épocas solían aparecer las mujeres. Pueden preguntar a las personas adultas. Juana Azurduy, ¿era recordada en sus escuelas? ¿Se hacía referencia a ella en esta u otras fechas? ¿Se recordaba u homenajeaba a otras mujeres?

 

LA BATALLA DE SAN LORENZO   

Como recordamos antes, en 1813 San Martín combatió por primera vez en estas tierras derrotando a los realistas en la Batalla de San Lorenzo.

Compartimos cinco versiones de la Marcha de San Lorenzo para disfrutar. Han sido tomadas del Portal Educ.Ar pero son para escuchar en Youtube. (Estos sitios pueden generar consumo de datos móviles)

Una de las versiones, roquera, está cargo de Mauro Antonelli y su guitarra eléctrica. Él es profesor de música, egresado del Conservatorio Superior de Música Manuel de Falla, y además es youtuber.

Imagen tomada de Portal Educ.Ar

También se sugiere escuchar la Marcha tradicional interpretada por una fanfarria de granaderos.

Imagen tomada de Portal Educ.Ar.