Actividades para realizar en el hogar

Propuestas para que las niñas y los niños continúen aprendiendo con el acompañamiento de sus docentes y familias


Descargar Cuadernillo PDF | Educación Sexual Integral

 

La Educación Sexual Integral se ve atravesada por propuestas de carácter lúdico, ya que el juego constituye una actividad espontánea primordial de las niñas y de los niños a esta edad. Al jugar, van conociendo a otras o a otros y, al mismo tiempo, se van conociendo a sí mismas y a sí mismos, van desarrollando su capacidad de percibir y de conocer la realidad, el mundo que las y los rodea. En este sentido, la Ley de Educación de Educación de la provincia de Buenos Aires Nº 13688 plantea al juego como actividad ineludible para el desarrollo cognitivo, afectivo, ético, estético, corporal y social.

 

Queridas familias:

En esta oportunidad, les acercamos una serie de juegos populares, que tal vez jugaron en su infancia, para realizar con las niñas y los niños en sus casas, como una forma de dar continuidad pedagógica a la Educación Sexual Integral que llevamos adelante en los jardines de infantes.

En el juego ¡Inventamos refugios! se pone en práctica la posibilidad de construir la autoridad de cada una y de cada uno y el espacio que habita, y de habilitar a otras y otros a ingresar a lugares propios.

En La escondida al derecho y al revés se propone a las niñas y a los niños el reconocimiento de las dimensiones del propio cuerpo y, al mismo tiempo, la oportunidad de decidir si esconderse o ser vista y visto. La rayuela entre dos es una ocasión para atravesar un camino compartido, encontrando un equilibrio entre los cuerpos de cada jugadora o jugador, con movimientos que ayuden a cuidarse y sostenerse.

En Dígalo con el cuerpo o con sonidos, se invita a comunicar con el cuerpo, con sonidos y expresiones, además de prestar atención a la otra o al otro para entender qué quiere decir.

¡Que los disfruten!

 

1. ¡Inventamos refugios!

Este juego se basa en construir un refugio, es decir, un lugar propio, de cuidado y seguridad. Cada quien decidirá cómo es ese lugar y con quién compartirlo, siempre y cuando nos avise y le dejemos entrar.

 

Elementos necesarios:

  • Sillas o una mesa para sostener las telas. Elegir una tela grande (por ejemplo, una sábana, un mantel, una cortina o un plástico o papel grande) que pueda usarse como techo, sostenido por sillas o colgado de una mesa.
  • Sogas o broches.
  • Objetos de uso cotidiano.

Acciones:

- Para comenzar, pidan a las niñas o a los niños que elijan algún lugar de la casa donde se pueda jugar.

- Luego, ubiquen la tela como techo del refugio. Para ello, se pueden ayudar con sillas, una mesa o dos sogas que, puestas como para tender la ropa, sirvan para colgar una tela a modo de techo.

- Después, decidan cómo es ese espacio, quiénes lo habitan y quiénes están solo de visita. Además, definan con las niñas o los niños qué puede hacerse en el lugar y elijan los objetos necesarios.

- Ahora viene lo importante: imaginen que las visitas entran y salen de ese espacio.

¿Cómo resuelven la entrada? ¿Se anuncian? ¿Avisan o entran sin avisar? ¿Piden permiso? ¿Esperan que les respondan? Y quienes habitan el refugio, ¿aceptan las visitas? ¿De qué modo? ¿Cómo les hacen saber que son bien recibidas o que, de lo contrario, no quieren que ingresen?

 

2. La escondida al derecho y al revés

Este juego se basa en esconderse y buscarse entre varias o varios. Mientras alguien cuenta, cada quien decidirá dónde esconderse, teniendo en cuenta no ir muy lejos porque va a resultar más difícil de encontrar, ni tan cerca como para ser descubierta o descubierto muy rápido. Es importante estar lo más quietas o quietos posible y en silencio. Si quien busca demora mucho tiempo en descubrir a quienes están escondidas o escondidos, tengan en cuenta que el juego puede dejar de ser tal para pasar a ser una situación desagradable.

Les proponemos dos versiones de la escondida.

Elementos necesarios:

• Todo lo que sirva para esconderse (muebles, objetos, telas, etc.).

Escondida del derecho

- Para comenzar, delimitan un espacio de juego, por ejemplo, una parte de la cocina o la habitación.

- Luego, eligen una jugadora o un jugador que tiene que contar hasta 10 con los ojos tapados.

- Mientras tanto, el resto de las jugadoras y jugadores se esconden.

- Cuando termina el conteo, sale a buscar a quienes están escondidas y escondidos.

- A medida que va encontrando a cada escondida o escondido, debe correr a tocar el lugar desde donde contaba y decir “¡piedra libre para (el nombre de quien fue encontrada o encontrado)!”.

- Una vez que todas y todos fueron descubiertas y descubiertos, el juego empieza de nuevo cambiando los roles.

Escondida del revés

- Se repite la misma dinámica que antes, pero solamente una jugadora o un jugador va a esconderse mientras el resto cuenta hasta 10.

- Una vez que terminaron de contar, buscan a la jugadora o jugador que se escondió y a medida que es descubierta o descubierto, se esconden con la o el que se escondía.

- El juego continúa hasta que nadie más acepte esconderse.

 

3. La rayuela entre dos

Este juego se basa en recorrer en parejas una rayuela desde la “tierra” al “cielo”. Para hacerlo de manera coordinada, es importante buscar puntos de apoyo y sostén entre las parejas y hacer movimientos pausados para no caer.

Elementos necesarios:

• Tiza o ladrillo para dibujar la rayuela.

• Una piedra, una tapa, un botón, un caracol, una madera, un broche, etc.

• Un piso o una superficie de 1 metro y medio en la que se pueda dibujar (papel, cartón, plástico, etc.).

Acciones:

- Dibujen la rayuela con cuadrados del 1 al 10, al iniciar la “tierra” y al final “el “cielo”, tal como lo indica el dibujo. Los cuadrados deben ser lo suficientemente grandes para que quepan quienes juegan.

- Elijan parejas.

- Para comenzar a jugar, la pareja se sitúa en la “tierra” con la piedra en la mano y la lanza al número 1.

- Luego, la pareja salta con un pie por los cuadrados, evitando aquel que tenga la piedra. Atraviesan entre las o los dos toda la rayuela saltando en un pie, hasta llegar al “cielo”, haciendo equilibrio y sosteniéndose mutuamente. Para ello, tienen que encontrar la forma de sujetarse entre sí, con cuidado de no lastimarse y de no caer.

- En el trayecto de vuelta la pareja tiene que recoger la piedra.

- La dinámica se repite alternando las parejas y tirando la piedra en todos los números.

 

4. “Dígalo con el cuerpo o con sonidos”

Este juego se basa en contar con el cuerpo o con sonidos, el nombre de un cuento, de una película o de una canción.

Elementos necesarios:

• Lista de canciones, títulos de cuentos, títulos de películas, oraciones inventadas, como, por ejemplo, “ tengo vergüenza”, “estoy aburrida o aburrido”, “me pongo nerviosa o nervioso”, “quiero que me escuches”, “esperame un ratito”, “tengo miedo”, “abrazame fuerte”, “eso no me gusta”, etc.

• Papel, lápiz, una bolsa o recipiente.

 

Acciones:

- Si es posible, se arman dos grupos, aunque también se puede jugar con un solo grupo.

- En una bolsa o recipiente se colocan los papeles con los títulos.

- La ronda inicia cuando una o uno de quienes juegan saca un papel. Lo lee o alguien de la casa le cuenta qué dice el papel.

- Luego, debe comunicar con el cuerpo y con sonidos el título que le tocó para que el resto lo adivine.


Archivos Adjuntos

  • Autor: Dirección Provincial de Educación Inicial
  • Fuente: DGCYE - Subsecretaría de Educación
Actividades para realizar en el hogar
  • Nivel: Inicial
  • Categoría: ESI