Volver

24 de marzo, Día Nacional de la Memoria por la Verdad y la Justicia. Los cuentos prohibidos

Se trabaja un cuento, una autora y un ilustrador censurados durante la última dictadura militar y se propone reflexionar sobre el derecho a la libertad de expresión en democracia.

Creado: 14/03/2022 | Actualizado: 29/03/2022

“Algunas personas piensan que de las cosas malas y tristes es mejor olvidarse. Otras personas creemos que recordar es bueno; que hay cosas malas y tristes que no van a volver a suceder precisamente por eso, porque nos acordamos de ellas, porque no las echamos fuera de nuestra memoria”.

(Graciela Montes, 1996).

La memoria es una práctica social que no consiste solo en “traer el pasado al presente”. El pasado no puede ser nunca restituido íntegramente, ya que supone una operación de selección, por la cual ciertos trazos son conservados, mientras que otros son olvidados (Todorov, 2015). Es decir que no hay memoria sin olvido, y esta tensión lejos de ser inocente constituye una relación de poder. La memoria está conformada por relatos –muchas veces fragmentarios y marcados por matices– que dejan en evidencia los sentidos en pugna acerca del pasado. Ello se acentúa mucho más cuando se refiere al pasado reciente.

Los sentidos del pasado son múltiples; no hay un único relato y éstos van cambiando al compás de las transformaciones del presente (Jelin y Lorenz, 2004). Es decir que la memoria conlleva un proceso de construcción desde el presente hacia el pasado y es esa mediación inevitable de la perspectiva sobre el hoy la que modifica la mirada hacia atrás. Las memorias nunca son repetición sino reconstrucción compartida y tienen un lugar principal en la conformación de las identidades. La memoria supone también una relación con el futuro, en tanto éste parece abrirse desde ciertas posibilidades que se imaginan en el presente y que están cargadas de historia.

Desde esta perspectiva, la escuela asume el compromiso de constituirse en “pasadora de la memoria” (Hassoun, 1996), en tanto partícipe de este proceso de constante construcción y reconstrucción. La escuela alberga, transforma y transmite memorias en plural, fruto de las historias personales, familiares, barriales, de las comunidades, de la provincia y del país, dando lugar también a aquellas que por dolorosas y trágicas han sido silenciadas, pero que siguen teniendo múltiples efectos en el presente.

Es en este marco que el 24 de marzo, aniversario del golpe de Estado de 1976, es una ocasión para seguir reflexionando de modo que el compromiso con el “Nunca Más” sea renovado y recreado por las nuevas generaciones. Enfatizamos este proceso de construcción colectiva de la memoria que supone avances y retrocesos, significaciones cambiantes y en disputa, y que asume un “piso común” de defensa irrestricta de la democracia y los derechos humanos.

El Nivel Inicial también ofrece múltiples oportunidades para dar forma a lo colectivo en tanto espacio de negociación y disputa en el proceso de conformación de la memoria. Sin duda, este trabajo excede las paredes del jardín y necesariamente interpela a las familias y a la comunidad educativa en su totalidad, en su rol de generaciones adultas a cargo de las infancias.

Temas tales como el golpe de Estado de 1976 y la dictadura cívico-militar suponen una complejidad que excede las posibilidades de comprensión de niñas y niños del Nivel Inicial, que seguramente irán conociendo en su tránsito por todo el sistema educativo. Sin embargo, el jardín se propone que alumnas y alumnos mayores inicien sus primeros acercamientos a ciertos aspectos de estas temáticas de modo que les permitan ir aprendiendo la importancia de vivir en democracia y de respetar los derechos humanos evitando siempre que las propuestas de enseñanza se centren en el horror y el crimen.

Desde esta perspectiva, proponemos que las salas de niñas y niños más grandes del jardín se aproximen a la censura y un modo de hacerlo es a través de los cuentos infantiles que fueron prohibidos. El gobierno militar tomó múltiples decisiones autoritarias para identificar, perseguir y castigar a quienes consideraba sus enemigos y silenciar sus ideas. Entre ellas, instauró la censura previa en la publicación y venta de libros. La literatura infantil no fue la excepción y hubo numerosas prohibiciones.

Si bien se trata tan solo de una parte de la compleja trama de relaciones que constituyen los procesos políticos, sociales, económicos involucrados en el golpe y la posterior dictadura cívico-militar, la censura de parte de la literatura infantil permite comprender aspectos sustantivos centrados en la suspensión de la libertad de expresión en contraposición a la actual vigencia del estado de derecho en democracia.

 

Leer cuentos prohibidos

La literatura permite a las niñas y los niños del jardín entrar en el universo simbólico de temáticas desafiantes y también controvertidas al mismo tiempo que –como en esta oportunidad– se constituye en fuente histórica para conocer algunos aspectos de una época.

Un primer paso consiste en definir qué cuento leer, por qué y cómo hacerlo.¹

La selección de los textos requiere un conocimiento de las obras con el propósito de anticipar tanto las modalidades de la lectura como las posibles intervenciones durante el espacio de intercambio. Esta vez, les proponemos la lectura de “El caso Gaspar” de Elsa Bornemann.²

Este cuento forma parte del libro Un elefante ocupa mucho espacio de Elsa Bornemann ilustrado por Ayax Barnes. Cuenta la historia de Gaspar quien, cansado de andar con sus pies, empezó a caminar con las manos. Las personas que circulaban por la calle lo veían como un “bicho raro” por caminar distinto. Gaspar fue detenido por agentes de policía quienes quedaron desconcertados ante su pregunta: “¿está prohibido caminar sobre las manos?”


Ilustraciones de Ayax Barnes para la tapa e interior de la primera edición del libro Un elefante ocupa mucho espacio de Elsa Bornemann, Ediciones Librerías Fausto, Colección La Lechuza, Buenos Aires, 1975.

Antes de escuchar leer y abrir espacios de opinión colectiva, las y los docentes pueden brindar breves informaciones que contextualicen el texto pero que no demoren el rápido inicio de la lectura: las razones por las cuales lo eligieron, algún dato de la obra, de la autora, la centralidad de algún personaje, etc.

Para la lectura de “El caso Gaspar”:

• Compartir los motivos de selección del cuento:

Vamos a leer un cuento que hace mucho tiempo fue prohibido por un decreto de la dictadura militar y que otras chicas y otros chicos no pudieron leerlo. Luego de leer “El caso Gaspar”, vamos a conversar sobre por qué fue prohibido.

• También algunas anticipaciones sobre los personajes:

Gaspar hace cosas que otras personas no comprenden. Lo ven como un “bicho raro”. Veamos por qué.

• Algunos datos acerca de la autora:

Este cuento y otros de Elsa Bornemann fueron prohibidos. También obras de diferentes escritoras, escritores, ilustradoras e ilustradores. Luego de leerlo, vamos a pensar por qué lo habrán prohibido. Este cuento y otros de Elsa Bornemann se tradujeron a muchas lenguas. Es una autora muy reconocida por los cuentos hermosos que escribe. Son cuentos que nos invitan a pensar.

Una vez que se inicia la lectura, es importante hacerlo de manera completa, sin saltear párrafos ni sustituir palabras para adentrarse en la historia y en los modos del relato. Es necesario tener contacto con los cuentos tal como están escritos, con las palabras como fueron cuidadosamente elegidas por la autora o el autor.

Finalizada la lectura, es posible abrir un espacio de comentarios colectivos a la manera en que solemos hacerlo las lectoras y los lectores en la vida social. Estos comentarios iniciales pueden referirse a la historia, a algún pasaje, a un diálogo o irrupción de un personaje o a la forma en que está escrita. En todos los casos, se trata de una impresión global sobre lo leído.

Una vez que las niñas y los niños hayan brindado sus primeros comentarios, la maestra o el maestro sostiene y profundiza el intercambio para tratar de buscar indicios en el texto que permitan esbozar algunas respuestas a la pregunta: ¿qué dice el cuento que habrá impulsado a los militares a prohibirlo? ¿Por qué? Para ello, propone volver al texto, releer fragmentos y discutir sobre lo leído de manera grupal teniendo en cuenta lo que dice y cómo lo dice.

Por ejemplo, para “El caso Gaspar”:

Releo esta frase: “¡Ninguna persona confiaba en ese vendedor domiciliario que se presentaba caminando sobre las manos!” ¿Por qué algunas personas no confiaban en él?

Me llamó la atención esta parte del cuento donde dice: “Está detenido –aseguró uno de ellos [policía], tomándolo de las rodillas, mientras los otros dos se comunicaban por radioteléfono con el Departamento Central de Policía”. ¿Por qué la policía actúa de ese modo con Gaspar?

Es interesante la pregunta de Gaspar: “¿Está prohibido caminar sobre las manos?” ¿A quién hace esta pregunta y por qué la hace?

En el intercambio grupal se podrán identificar algunas ideas que presenta la historia como el valor de la libertad y la resistencia frente a la arbitrariedad o el autoritarismo, así como también enfatizar que con el retorno de la democracia el libro Un elefante ocupa mucho espacio de Elsa Bornemann –donde se encuentra El caso Gaspar–volvió a editarse varias veces en Argentina y así podemos leerlo en el presente.

 

A modo de reflexión final

El inicio del ciclo escolar siempre es una etapa del año compleja en los jardines. Sin duda, ninguna fecha del calendario escolar agota las posibilidades de abordar estos temas que se podrán ir desplegando en distintos momentos a través de variadas propuestas e itinerarios de lecturas de distintas obras prohibidas, de diferentes cuentos de la misma autora o del mismo ilustrador, etc.

Se trata de una parte de nuestra historia que es necesario conocer desde sus distintas versiones para comprenderla profundamente. De esta forma, el jardín se convierte en un espacio donde contar historias como un modo de encontrar las palabras que resignifican nuestra identidad y que nos permiten seguir proyectándonos hacia el porvenir. Contar, comprender, hablar, preguntar para que los sucesos terribles, como los acontecimientos ocurridos durante la última dictadura militar, siempre se recuerden y nunca, nunca se repitan.

 

Bibliografía

  • Dirección Provincial de Educación Primaria (2020) 24 de marzo, Día Nacional de la Memoria por la Verdad y la Justicia. Aportes para el trabajo en el aula. La Plata, Dirección General de Cultura y Educación.
  • Dirección Provincial de Educación Inicial (2021) El Árbol de la Abuelas. Itinerarios de infancias y memoria. La Plata, Dirección General de Cultura y Educación.
  • Hassoun, Jacques (1996) Los contrabandistas de la memoria. Buenos Aires, Ediciones de la flor.
  • Imaginaria (1999, 15 de diciembre) Un elefante ocupa mucho espacio. Revista quincenal sobre literatura infantil y juvenil, edición N°14. Consultado en marzo de 2022.
  • Imaginaria (2001, 4 de abril) Libros y autores de literatura infantil prohibidos durante la última dictadura. Revista quincenal sobre literatura infantil y juvenil, edición N°48. Consultado en marzo de 2022.
  • Invernizzi, Hernán y Gociol, Judith (2007) Un golpe a los libros: represión a la cultura durante la última dictadura militar. Buenos Aires, Eudeba.
  • Dirección Nacional de Gestión Curricular y Formación Docente (2006) A 30 años del golpe en las aulas: Buenos Aires, Ministerio de Educación, Ciencia y Tecnología de la Nación.
  • Montes, Graciela (1996) El golpe y los chicos. Buenos Aires, Colihue.
  • Pesclevi, Gabriela (2014) Libros que muerden: literatura infantil y juvenil censurada sobre la última dictadura cívico-militar. 1976-1983. Buenos Aires, Biblioteca Nacional.
  • Programa Nacional de Formación Permanente Nuestra Escuela (2015) Curso Memoria, identidad y democracia en el Nivel Inicial, Clase Nº 1. Buenos Aires, Instituto Nacional de Formación Docente (INFD).
  • Programa Nacional de Formación Permanente Nuestra Escuela (2015) Curso Memoria, identidad y democracia en el Nivel Inicial, Clase Nº 4. Buenos Aires, Instituto Nacional de Formación Docente (INFD).
  • Todorov, T. (s/f) Los dilemas de la memoria. Conferencia magistral en Cátedra Latinoamericana Julio Cortázar. Universidad Nacional Autónoma de México. Unidad de Guadalajara.


Cuentos prohibidos

  • Bornemann, Elsa (2004) Un elefante ocupa mucho espacio. Buenos Aires, Alfaguara Infantil.
  • Bornemann, Elsa (2004) “El caso Gaspar”en Un elefante ocupa mucho espacio. Buenos Aires, Alfaguara Infantil.
  • Kuki Miler [responsable de la colección] y Daniel Bassi [traducción] (1975) Cinco dedos. Colectivo Libros para Niños de Berlín. Buenos Aires, Ediciones de la Flor.
  • De Saint Exupery, Antoine (1951) El Principito. Buenos Aires, Editorial Emecé.
  • Devetach, Laura (1996) La torre de cubos. Córdoba, Editorial Eudecor.
  • Doumerc, Beatriz y Barnes, Ayax (1975) El pueblo que no quería ser gris. Buenos Aires, Rompan Fila Ediciones.
  • Lodi, Mario (1975) La ultrabomba. Buenos Aires, Rompan Fila Ediciones.

 


¹ En la bibliografía se detallan otros cuentos prohibidos.
² Esta propuesta está basada en el proyecto “A 30 años del golpe en las aulas” del Ministerio de Educación de la Nación, Ciudad Autónoma de Buenos Aires, 2006.

 

Imagen de portada: Icons8