Volver

Ser docente en un jardín de isla

Cómo es el trabajo de las maestras y los maestros que trabajan en escuelas de islas.

Creado: 02/09/2021 | Actualizado: 07/09/2021

11 de septiembre: Día de la maestra y el maestro

El 11 de septiembre se festeja el día de la maestra y el maestro en recuerdo del fallecimiento de Domingo Faustino Sarmiento, en 1888. Sarmiento fue y sigue siendo una figura controvertida, que desató transformaciones, reacciones y disputas. Él encarnó como pocos la importancia que tiene la educación pública como herramienta social, política y económica para el crecimiento de la sociedad en su conjunto.

En particular, Sarmiento fue el primero que vislumbró la importancia de la escolarización de las y los más pequeños. Con el propósito de enseñar a las maestras a trabajar con niñas y los niños contrató a Sara C. de Eccleston, una docente norteamericana. En esa dirección fundó la Escuela Normal de Paraná, que fue la primera destinada a la formación de docentes de los jardines de infantes. Esas maestras jardineras fueron las que, posteriormente, crearon numerosos jardines de infantes en todo el país.

Celebrar este día, indagando en los diferentes trabajos que son necesarios para que el jardín funcione cotidianamente y, a su vez, en los múltiples modos de ser docente en el Nivel Inicial, es una buena oportunidad para seguir acompañando en este proceso de complejizar y enriquecer las miradas sobre el ambiente social. 

  • En las salas más grandes se puede conversar acerca de todos los trabajos que las distintas personas realizan en el jardín y que son necesarios para que funcione. Quién abre el edificio cada día, quién se ocupa de la limpieza, de tomar la temperatura en la entrada en tiempos de pandemia, quién da las clases de música o prepara el desayuno, entre otras. Luego, proponemos recorrer todo el jardín -incluyendo aquellos sectores que habitualmente no se transitan- para observar qué otras tareas, que no tuvieron en cuenta en un comienzo, se realizan y quiénes las hacen, de modo de completar o rectificar el listado inicial. 
  • Un trabajo fundamental para que el jardín cumpla su función de enseñar es el de las maestras y los maestros. La propuesta es que las niñas y los niños piensen cuáles son todas las tareas que desarrollan las y los docentes para enseñarles en el jardín. Es interesante ayudar a pensar todo lo que es necesario realizar antes y después, y no solo aquello que desarrollan mientras están juntas y juntos en la sala.

Marco general: 11 de septiembre

Día de la maestra y el maestro

Como cada 11 de septiembre, en toda América Latina, recordamos el fallecimiento de Domingo Faustino Sarmiento en el año 1888 en Asunción del Paraguay. Ese recuerdo es la reivindicación de la tarea docente y, en este caso, un reconocimiento especial para quienes hoy asumen la responsabilidad social de educar, afrontando los complejos desafíos que suponen estos tiempos de pandemia [...]

Continuar leyendo el marco general .

Preguntas para pensar

¿Cuáles son todos los trabajos que se realizan para que el jardín pueda funcionar?

¿Quiénes son docentes en el jardín? 

¿La mayoría son mujeres o varones? 

¿Sabían que quienes trabajan en la dirección del jardín también son maestras y maestros? 

¿Hay varones que trabajan en el jardín? ¿Qué hacen? ¿Es distinto el trabajo de los varones que el de las mujeres en el jardín? ¿En qué se diferencia?

  • Jugar a ser maestra o maestro es una buena manera de “poner en juego” lo indagado. Preparar el espacio, seleccionar y elaborar algunos objetos que necesiten, ponerse de acuerdo en los roles que elegirá cada quien. 
  • Para muchas y muchos que viven en contextos urbanos y rurales, conocer cómo es un jardín en la zona de islas y cómo es ser maestra allí es una manera de desnaturalizar y complejizar la mirada sobre esta institución y esta actividad tan conocida y cotidiana. 

 

“El jardín empieza en la lancha”

El Jardín de Infantes Nº 922, ubicado dentro de la reserva natural Isla Botija, en la isla que lleva el mismo nombre sobre el arroyo Falso Botija, río Paraná Guazú, en Zárate. En total, allí concurren 20 niñas y niños de 3, 4 y 5 años a la sala multiedad. 

  • Las fotos son un modo de comenzar a ponerse en contacto con el jardín de islas. Algunos datos se obtienen a partir de la observación, mientras que otros serán complementados con el aporte de distintas fuentes, como los pequeños epígrafes que las acompañan. 

El jardín de Infantes Nº 922 se encuentra cerca del río, por eso está construido sobre unas columnas elevadas, para que esté bien alto y no se inunde cuando el agua del río crece. De allí que en uno de sus laterales están las escaleras para ingresar.

En la lancha viajan docentes del jardín, de la escuela primaria y secundaria. En el camino van subiendo a las chicas y a los chicos desde los muelles ubicados en sus casas.

Para que las niñas y los niños puedan viajar con seguridad en la lancha, cada una y cada uno usa su salvavidas. La prefectura donó los salvavidas al jardín y el jardín se los da en préstamo durante todo el año.

El muelle de madera permite que niñas, niños y docentes bajen de la lancha. Lo atraviesan hasta llegar al jardín.

La lancha está amarrada al muelle de madera y cargada con los módulos de alimentos y botellones de agua para entregar a las familias isleñas en tiempo de pandemia. 

El jardín tiene un amplio parque con árboles, césped y arena para jugar.

  • Observar en Googlemaps la zona, permitirá a las niñas y los niños reconocer las islas, los arroyos y los ríos más caudalosos.
  • Proponemos compartir con las chicas y los chicos la siguiente entrevista a Belén Iturri, maestra y directora del Jardín de infantes Nº 922.

 

-¿Nos describís el lugar donde está el jardín en el que trabajás?

- El jardín de infantes en el que trabajo está ubicado en una isla llamada Isla Botija, sobre un arroyo que desemboca en un río muy caudaloso: el río Paraná Guazú. Al mirar por las ventanas del jardín, vemos muchísimos árboles y animales como aves, carpinchos, garzas, ciervos y vemos el río. El jardín es muy grande y lindo, tenemos un gran parque y muchos juegos.

- ¿Cómo es un día cuando vas al jardín desde que salís de tu casa? 

- Vivo en una ciudad que se llama Zárate. Cada día me levanto muy temprano para llegar al jardín. Primero, viajo una hora en colectivo hasta un camping que está sobre el río y nos presta su muelle para subirnos a la lancha escolar que navega por el río Paraná Guazú, hasta el jardín. En el camino, nos esperan en los muelles de sus casas las niñas y niños del jardín y también de la escuela primaria y secundaria y van subiendo a la lancha. La lancha es el único transporte con el cual podemos llegar al jardín. No hay caminos para ir en auto o en colectivo. Cada una de las nenas y los nenes del jardín deben usar salvavidas para viajar en lancha. La escuela les presta un salvavidas por todo el año.

La lancha sale a las ocho de la mañana y llega a las nueve al jardín. Durante ese tiempo, el jardín ya comienza en la lancha. Siempre tengo en la mochila algún cuento o un juego para arrancar el día. 

Al llegar todas y todos al muelle de la escuela, bajamos y esperamos a las niñas y niños que vienen de sus casas en las otras lanchas. 

- ¿Cómo es tu trabajo en el jardín? ¿Qué tareas realizás?

- El jardín tiene una sola sala de nenas y nenes de 3, 4 y 5 años. Por eso, se llama “sala multiedad” y es para todas las edades juntas. En total, suman veinte niñas y niños. Pero, además de ser “la seño” de la sala, soy la directora del jardín. Mi tarea está dividida entre leer cuentos, cantar canciones, jugar con títeres con las chicas y chicos y también escribir papeles importantes, hacer los pedidos de la comida para el desayuno y el comedor, etc.

- ¿Nos contás alguna anécdota que resulte significativa?

- En octubre, en el jardín, festejamos el Día de la isleña y el isleño, una celebración para  las personas que viven en las islas. Es una fiesta muy linda; las familias la esperan con ansias y allí el jardín, la escuela primaria, la secundaria y sus docentes preparan bailes, canciones y obras de teatro. Después, las familias venden los productos que elaboran en la isla como miel, mermeladas, conservas, y hacemos juegos de kermesse y también un campeonato de fútbol. Es un momento muy hermoso porque el jardín se vuelve un lugar de encuentro, de alegría. ¡Y los días previos se viven con muchísimo entusiasmo! 

- ¿Qué dificultades se te plantean al ser maestra y directora en un jardín de islas? ¿Qué es lo que más te gusta de enseñar en la isla?

- Enseñar en un jardín de islas es para mí un desafío enorme. Uno de los problemas con que nos enfrentamos es el clima: cuando hay niebla o cuando el agua del río baja muchísimo, no podemos llegar. Esos días, para que las niñas y los niños no pierdan sus clases, las hacemos en las lanchas, tomamos la leche en la lancha. La lancha se hizo como una parte del jardín.

Miles de veces hay que reinventarse, reinventar el jardín y seguir. Allí no hay conexión a internet y eso hace difícil la comunicación, sobre todo en estos tiempos de pandemia.

Otra cuestión es que no siempre hay muchas maestras y maestros que quieran ir a enseñar a la isla por el largo tiempo de viaje que supone ir y volver del jardín.

Sin embargo, cuando fui a la isla me encontré con una realidad que no conocía, totalmente distinta. Lo que más me gusta, además de que el jardín es hermoso, son las y los niños y la gente isleña, la calidez con que te reciben. Me enamoré de la isla, de la lancha, del río. Mirar por la ventana el verde, el agua, la paz que se respira, los sonidos de las aves, tenemos mucho espacio, podemos hacer muchas actividades al aire libre. El día a día en el jardín de la isla me hace crecer como docente.

Siempre guardo en mi memoria el primer día que llegué al jardín, llena de miedos e incertidumbre por ese lugar tan desconocido para mí. Tenía poca experiencia en la docencia y hoy por hoy puedo decir que es ahí, en el jardín de islas, donde realmente aprendí a ser docente.

  • Proponemos a las chicas y a los chicos que realicen una entrevista a su maestra o maestro para conocer más sobre su trabajo. Pueden elegir alguna de las preguntas que le hicimos a Belén o a “El seño Juan” y pensar otras que se les ocurran. 

 

Preguntas para conversar

¿En qué se diferencia el trabajo de Belén en su jardín del que realiza su maestra o un maestro?  ¿Y en qué se parecen?

  • Para saber más y para sistematizar la información relevada, es posible leerles un breve texto informativo: 

En los jardines trabajan muchas personas que realizan distintas tareas necesarias para que la escuela funcione y la mayoría son docentes. Además de las maestras y los maestros de la sala, están las y los profesores de Música y Educación Física, el equipo de conducción, la preceptora o preceptor, la inspectora, y todas y todos son docentes. Su trabajo va más allá del que se realiza en la sala. Pensar las actividades, preparar los materiales, encontrarse con las familias y la comunidad. Por otro lado, ser docente es un trabajo por el cual se cobra un salario y para el que hay que formarse y seguir estudiando siempre.

Hay maestras y maestros que viajan en lancha por el río a los jardines ubicados en las islas. También quienes enseñan en el campo a niñas y niños de variadas edades en una misma sala y quienes lo hacen en jardines de las ciudades y de las barriadas populares al que concurren muchísimas chicas y chicos.

Son muchas las maestras y los  maestros -a quienes hoy celebramos- que trabajan cada día para que las niñas y niños de los jardines de infantes sigan aprendiendo, jugando, compartiendo, disfrutando, y todo eso junto y, a la vez, entre todas y todos.

  • Para más información, las y los docentes pueden ver el capítulo “Escuelas Argentinas / Escuela Nº 16 Esteban Echeverría del Río La Barquita, San Fernando – Tigre” de la Serie Escuelas Argentinas, Canal Encuentro.

Se puede conocer cómo  maestras, maestros y niñas y niños de islas llegan en lancha, los registros de la enseñanza y los aprendizajes que ocurren en el marco de las aulas y también fuera de ellas. Algunos fragmentos pueden ser compartidos en las salas y así ofrecer más información para comprender cómo es un jardín de islas.


Nota: Este itinerario didáctico retoma, articula y expande la propuesta presentada para la semana de la ESI: “Los trabajos de varones y mujeres en el jardín de infantes: Un itinerario didáctico para repensar las masculinidades”.

 

Fuente de las imágenes: Archivo DGCyE.