Actividades para realizar en el hogar

Propuestas para que las niñas y los niños continúen aprendiendo con el acompañamiento de sus docentes y familias


Descargar Cuadernillo PDF  |  NIVEL INICIAL

 

Queridas familias:

Seguimos comunicándonos con Uds. para ofrecerles nuevas actividades para realizar con los chicos y las chicas en estos días en que se prolongó el cese de actividades en los jardines.

Como siempre, les recomendamos cuidar y cuidarnos. Esto implica, además de tomar todas las medidas higiénicas, organizar el día para que la vida en familia transcurra de la mejor manera y que las nenas y los nenes continúen aprendiendo.

Si ustedes no tienen tiempo de leer las propuestas, pídanles a los hermanos o hermanas mayores o a otras u otros adultos presentes en sus casas que ayuden a las pequeñas y los pequeños acompañándolos en sus tareas.

¡En esta oportunidad les preparamos actividades para 10 días que están organizadas día por día!

¡Ojalá las disfruten!

El equipo de la Dirección Provincial de Nivel Inicial

 

Primer día

1. Vamos a hacer paracaídas:

Necesitamos una bolsa de plástico, piolín, y una cajita de fósforos vacía o un muñequito.

Corten un cuadrado de 10 cm. aproximadamente y el piolín en 4 tiras de 25 cm. Por cada punta del cuadrado pasen el piolín (o pueden pegarlo con cinta adhesiva). Hagan un nudo con los 4 piolines y sujeten la cajita o el muñeco. Ya están listos para probar cómo funciona.

¡¡¡¡Ahora a jugar!!!!

Animen a los chicos y las chicas a descubrir qué tarda más en caer ¿el paracaídas o la cajita de fósforos sola? ¿Por qué será? ¿Qué sostiene al paracaídas en el aire?

 

2. A dibujar!!!!

Propónganles a los chicos y a las chicas que dibujen cosas que vuelan. Pueden ser reales o imaginarias. Acuérdense que siempre tiene que haber un cartón o una hoja con su nombre escrito con letra mayúscula así podrá firmar cada uno de sus dibujos y también sus otras producciones

Por ejemplo: MARÍA.

 

3. Vamos a escuchar una poesía que se llama “El tesoro escondido del Capitán Tifón”. De Paul Korky y Peter Carter.

“El capitán Tifón era un pirata. Eso decía él.
Era el pirata más malo y astuto del mundo. Eso decía él.
Atacaba castillos.
Capturaba barcos.
Incendiaba pueblos enteros.
Y hacía caminar a la gente por el tablón.
Eso decía él.
Era el terror de los siete mares.
Enterraba sus tesoros en castillos abandonados.
Eso decía él.
Enterraba sus tesoros en islas desiertas.
Los enterraba en medio de la selva.
Eso decía él.
Los enterraba en el Polo Sur.
Los enterraba por todo el mundo.
Eso decía él.
Los enterraba en el Polo Norte.
Pero el capitán Tifón tenía tres secretos.
Su mujer le hacía lavar los platos y las ollas.
¡Tenía veinticinco hijos!
Y, por último, tenía muy mala memoria. Así es que...
No podía recordar dónde había escondido sus tesoros.
Buscó por todas partes. En los castillos abandonados, en las islas desiertas, en el corazón de la selva, en el Polo Norte y en el Polo Sur.
¡Pero no los podía encontrar en ningún lado!
Y pensó...
“Es muy cansador ser un pirata y navegar los por siete mares.
¿Los tesoros? Es verdad, no los encuentro. Pero ¿por qué no los buscas tú?
Quizá puedas encontrarlos...".

 

4. Vamos a encontrar los tesoros escondidos del Pirata Tifón

Les proponemos esconder por la casa diferentes objetos. Primero los esconde el adulto o el hermano o hermana mayor y después lo hacen las chicas y los chicos. Hay que descubrir dónde están los tesoros.

Los mayores pueden ayudar diciendo frío... frío... si están lejos, o caliente caliente... si se van acercando al objeto. También pueden dar pistas: está cerquita de..., arriba de..., etc. Si tienen ganas los chicos y las chicas pueden disfrazarse como piratas para esconder los objetos por ejemplo fabricándose un parche para cubrirse un ojo.

El juego puede dificultarse si los mayores dibujan un “mapa” del lugar donde escondieron el tesoro, para que los nenes y las nenas de 5 años se guíen y así lo descubren. Después de jugarlo varias veces, serán ellos los que pueden dibujar mapas para que otros descubran el tesoro.

 

5. A dibujar tesoros

Cada niño o niña puede imaginarse y dibujar dónde les gustaría descubrir un tesoro y qué quisieran que haya en ese tesoro.

 

Segundo día

1. Hacemos una carrera de avioncitos

Con una hoja de papel enseñen a las nenas y a los nenes a hacer avioncitos. Luego pueden jugar a hacerlos volar. ¿Quién logró que volara más lejos?

Acá les dejamos los pasos para hacerlos:

 

2. A escuchar un cuento:

La Vaca y la Luna. Escrito por María Elena Walsh en Cuentopos de Gulubú1.

“Como ustedes saben, la Luna es una señora redonda, monda, oronda y lironda, que está siempre sentada en el cielo.
Y también habrán pensado muchas veces: ¿la Luna no se aburre allá arriba, tan sentada?

Ahora que los hombres ya van a visitarla, ¿no se le habrá ocurrido nunca jugar a las visitas con nosotros?

Podríamos hacerla saltar, botar y rodar como una pelota blanca.

Pues bien, yo les contaré un secreto, pero no lo repitan a nadie: Hace mucho, mucho tiempo, cuando la Luna era chiquitita, bajaba a la Tierra todos los lunes.

Sí, venía a jugar y hacer travesuras.

Bajaba sin permiso del Sol, que se quedaba allá arriba sentado en su trono, muerto
de calor, mirándola de reojo muy enojado.

Y la Luna chiquita se divertía mucho aquí en la Tierra.

Jugaba con los gatos, los chicos, las mariposas y las ovejas. Se bañaba en los arroyos y rodaba por los toboganes. Se caía de las hamacas y rebotaba por las calesitas. Pero un lunes... un lunes le pasó un accidente, pobre Luna, y desde entonces no quiso volver más a la Tierra.

Se quedó sentada en el cielo para siempre, redonda, monda, oronda y lironda, repitiendo una triste canción que dice:

No, no, no, a la Tierra no vuelvo yo, que una Vaca me lamió
y eso sí que no me gustó,
no, no, no.

Y ahora les contaré, en secreto, qué le pasó a la Luna cuando bajó a la Tierra hace muchos, muchos años, por última vez.

Resulta que vino rodando por el cielo, como todos los lunes.

Aterrizó en un campito verde lleno de flores y mariposas.

El Sol brillaba muy fuerte, de puro enojado que estaba con la escapada de la Luna. Como se había agachado para mirarla mejor, hacía mucho calor.

La Luna se bañó en el arroyo para refrescarse y después se sentó en el pastito muy tranquila cuando, como todos los lunes, se le acercaron sus amigos: chicos, sapos, ovejas, mariposas y grillos.

Se pusieron todos a jugar, y la Luna rodaba de aquí para allá, de allá para aquí, riendo en jajajá y riendo en jijijí.

Jugaron a la escondida, a la mancha venenosa, al Martín Pescador... bailaron la rancherita y el pericón, hasta que por fin los chicos tuvieron que irse al colegio, las ovejas a almorzar, los grillosa cantar y las mariposas a mariposear.

La Luna se quedó sola, y como estaba muy cansada de tanto brincar, decidió dormir una siestita.

Durmió un rato muy largo.

Cuando se despertó, el Sol ya estaba resbalando por el horizonte, sin dejar de mirarla de reojo y con las cejas arrugadas como si fueran dos ciempiés.

Al despertarse, la Luna sintió algo muy raro en la cabeza.
Una cosa áspera, caliente y húmeda la acariciaba torpemente.

¿Pero qué es esto? -gritó la Luna asustada.
Y se encontró con los ojos tontos y vacunos de una Vaca que la estaba lamiendo entusiasmada.

La Luna se tocó la cabezota y notó con horror que le faltaba un buen pedazo.
La Vaca, a todo esto, se relamía.

¡Pero qué barbaridad! -le dijo la Luna-. ¡Me has estado lamiendo durante toda la siesta con esa lengua grandota y de papel de lija! ¿No te da vergüenza, Vaca vacuna?

La pobre Vaca se disculpó diciendo:
Tunúusrucugustu u sul, u cumu u mú mu gustumuchulusul...

(Las vacas hablan solamente con la U, de modo que esto, traducido del vacuno al castellano, quiere decir: “Tenías rico gusto a sal, y como a mí me gusta mucho la sal...”.)
Y la pobre Luna se puso a llorar.

¡Ahora sí que el Sol me va a retar, y con toda razón, porque ya no soy redonda, monda, oronda y lironda, me falta un pedazo, parezco un huevo!...

La Luna lloraba frotándose tristemente el pedazo de cabeza que le faltaba. A todo esto, la Vaca se relamía, y como única palabra de consuelo y disculpa, decía atentamente: Muuuuu.

El Sol se tapó con una nube y desapareció para no seguir presenciando tamaña calamidad.

La Luna, tristísima, se volvió al cielo, donde algunas veces, cuando se da vuelta un poquito, ustedes le podrán ver el buen pedazo de Luna que le gastó la Vaca con su lengua de lija.

Por eso ahora la Luna prefiere no bajar más a la Tierra, y se queda sentada en el cielo todas las noches, repitiendo esa triste canción que dice:

No, no, no
a la Tierra no vuelvo yo,
que una Vaca me lamió
y eso sí que no me gustó,
no, no, no.
Y a las tres, a las dos y a la una,
se acabó el cuento de la Luna.”

 

 

 

3. Conversen con los chicos y las chicas sobre el cuento.

¿Qué le habrá dicho el sol cuando la luna volvió al cielo? ¿Cómo se habrá arreglado la Luna para reparar el pedazo que le lamió la vaca?

Si quieren, en estos días pueden salir a ver la luna y dibujarla: ¿se ve de día o de noche?

 

4. ¡¡¡Jugamos a los dados!!!

Se necesitan 6 tapitas o piedritas y un dado. Pero si no tienen un dado pueden hacer cartoncitos con los números del 1 al 6, los dan vuelta sobre la mesa y los mezclan.

Se juega así: por turno, cada uno, Dice qué número cree que va a salir mostrando los dedos. Luego tira el dado o saca un cartón. Si acierta gana una tapita o una piedrita.
Gana el que hizo más aciertos.

 

Tercer día

1. Vamos a inventar cuentos

Les acercamos esta imagen para que junto con los chicos y las chicas la miren y les propongan inventar un cuento a partir de ella. Uds. pueden escribirlo mientras ellos lo van imaginando.

Pueden ayudarlos preguntando:
¿Quiénes son los personajes del cuento?
¿Dónde están?
¿Qué están haciendo?
¿Qué habrá pasado?
No se olviden de pensar un final a la historia.

Sería divertido llevar el cuento al jardín, para compartirlo con el grupo, cuando volvamos a clase.

 

2. ¡A jugar con el dado!

Se juega así: tirar el dado y según el número que salga podemos caminar dando tantos pasos o saltos como indica el dado. Por supuesto que si no tenemos dado podemos recurrir a los cartoncitos.

Aquí van algunas sugerencias:
• A los saltos
• Pasos largos
• Pasos muy pequeños
• Pasos para atrás
• Pasos al costado.

 

3. A construir títeres

Necesitamos bolsitas de papel, o medias viejas, recortes de revistas, engrudo o plasticola. Marcadores o lápices de colores. Pedacitos de tela y de lana. También medias que no usamos. Las chicas y los chicos pueden armar sus personajes pegando los recortes en las bolsas de papel para hacer los ojos, la boca, la nariz y la ropa de sus títeres.

Si prefieren pueden dibujarlos.

Con esos títeres podrán armar una obra de teatro, pero antes tienen que aprender a usarlos y, en especial, a darles una voz.

 

Cuarto día

1. Jugar con el espejo

Buscar un espejo en casa, les puede servir un espejo de pared, un espejo de cartera, un espejo grande o uno chiquito.

Proponer a los chicos y chicas que se miren en el espejo y que hagan diferentes muecas.
También caras de enojo, contentas, de asombro, de tristeza.

Pueden proponerles que se pinten la cara mirándose al espejo con corcho quemado, con lápiz labial, con colorete...

Luego dibujarse mirándose al espejo.

 

2. Jugar al bingo

¿Se acuerdan cómo era? Ustedes habían hecho cartones con números (para los mayores de 4 y 5 años y figuras para los de 3 años). También necesitamos tapitas o piedritas para tapar los casilleros a medida que van saliendo, y por supuesto, una bolsita con los números o las figuras.

Para jugar van sacando por turno de la bolsa el número o la figura y el que la tiene, pone una tapita o piedrita. Gana el que primero cubre todos los casilleros.

 

3. A escuchar un cuento que ustedes o alguien mayor les leerá a los chicos y chicas

El rey que no quería bañarse, de Ema Wolf 

Las esponjas suelen contar historias interesantes. El único problema es que las cuentan en voz muy baja, de modo que para oírlas hay que lavarse bien las orejas. Una esponja me contó una vez lo siguiente:

En una época muy lejana, las guerras duraban mucho. Un rey se iba a la guerra y volvía -por ejemplo- treinta y seis años después, cansadísimo y sudado de tanto cabalgar, y con la espada tinta en chinchulín de enemigo.

Algo así, pero no tanto, le sucedió al rey Leovigildo. Se fue de guerra una mañana y volvió veinte años más tarde protestando, como siempre, porque le dolía todo el cuerpo.

Naturalmente, lo primero que hizo su esposa, la reina Inés, fue prepararle una bañadera con agua caliente.

Pero cuando le llegó el momento de sumergirse en su rica bañadera de hojalata, al rey le dio el trácate:

No me baño -dijo-. ¡No me baño, no me baño y no me baño!

La reina, los príncipes, toda la parentela real y la corte entera quedaron estupefactos.

Pero, ¿qué pasa, Majestad? -le preguntó el viejo chambelán-. ¿Acaso el agua está demasiado caliente? ¿O el jabón demasiado frío? ¿O la bañadera es demasiado profunda?

No, no y no. -contestó el rey-. Pero yo no me baño nada.

Y por muchos esfuerzos que hicieron para convencerlo, no hubo caso.

Con todo respeto trataron de meterlo en la bañadera entre cuatro. Pero tanto gritó y tanto escándalo hizo para zafarse que al final lo soltaron.

La reina Inés consiguió que se cambiara las medias -¡las medias que habían batallado con él veinte años!-, pero nada más. Su prima, la archiduquesa Flora, le decía:

Pero ¿qué te pasa, Leovigildo? ¿Temes oxidarte o despintarte o encogerte o arrugarte?

Y así pasaron horas interminables.

Hasta que el rey se atrevió por fin a confesar:

¡Es que extraño las armas, los soldados, las fortalezas y las batallas! Después de tantos años de guerra, ¿qué voy a hacer yo sumergido como un besugo en una bañadera de agua tibia? Además de aburrirme, me sentiría ridículo.

Y terminó diciendo en tono dramático:

¿Qué soy yo acaso? ¿Un rey guerreante o un poroto en remojo?

Pensándolo bien, Leovigildo tenía razón. Pero, ¿qué se podía hacer?

Razonaron un poco y por fin al viejo chambelán se le ocurrió una idea.

Mandaron hacer un ejército de soldados del tamaño de un dedo pulgar, cada uno con su escudo, su lanza y su caballo. Les pintaron los uniformes del mismo color que el de los soldados del rey.

También construyeron una pequeña fortaleza con un puente levadizo y unos cocodrilos del tamaño de un carretel para poner en el foso del castillo.

Fabricaron tambores y clarines chicos, y unos barcos de guerra que navegaban empujados a mano o a soplido.

Todo eso lo metieron en la bañadera del rey, junto con unos dragones de jabón.

¡Leovigildo quedó fascinado! ¡Era justo lo que necesitaba!

Veloz como una foca, se zambulló en la bañadera. Alineó a sus soldados y ahí nomás empezó un zafarrancho de salpicaduras y combate.

Según su costumbre, daba órdenes y contraórdenes. Hacía sonar una corneta y gritaba como un energúmeno:

¡No huyan, cobardes papafritas! ¡Glub, glub! Y cosas así...

La esponja me contó que después no había forma de sacarlo del agua. Y también que esa costumbre quedó para siempre.

Es por eso que todavía hoy, cuando los chicos se van a bañar, llevan sus soldados, sus fuertes, sus barcos, sus perros, sus osos, sus tambores, sus cascos, sus armas, sus caballos, sus patos y sus patas de rana.

Y si no hacen eso, cuéntenme lo aburrido que es bañarse...

 

4. Conversen con las nenas y los nenes.

¿Qué es lo que más les gusta hacer cuando se bañan? ¿y lo que menos les gusta hacer? Piensen juntos algún elemento con el que puedan jugar la próxima vez que se bañen como un colador, tarritos de plástico vacíos, algún juguete, mangueritas cortas, tubos, etc.

 

Quinto día

1. Juguemos a una búsqueda del tesoro

Necesitamos algunos animalitos: pueden usar unos peluches, o figuras recortadas de revistas, o dibujadas. Luego que los chicos y chicas los hayan visto y reconocido, tienen que esconderlos para que ellos los encuentren.

La gracia del juego son algunas rimas que acompañan la propuesta.

Por ejemplo:
Detrás de la puerta del patio, se escondió el GATO!!

Dice cuac, ¡cuac!, y se escondió en un zapato.... Es el PATO
Alrededor de la mesa, perezoso, está el Sr. OSO!!
Enojado, en un rincón, se encuentra el Sr. LEÓN. 
La tortuga, muy tranquila, llegó hasta tu MOCHILA
Ahora son las chicas y los chicos quienes
tendrán que esconder los animales y decir
unas rimas que podrán inventar.

Por supuesto pueden usar otras cosas para esconder: ropa, juguetes, etc.

 

2. Lean a las nenas y los nenes estas poesías

---------

La ropa y el duende
De Jali

A la medianoche, a la medianoche,
el duende travieso abrió los roperos.
¡Vamos a jugar! -dijo a los zapatos.
¡Vamos a jugar! -dijo a los sombreros
El duende travieso se llevó la ropa,
a jugar al patio bajo el limonero.
A la rueda, rueda, juegan los zapatos,
a las escondidas, juegan los sombreros.
Juegos los zapatos en una rayuela
pintada con tiza, bajo el limonero.
Jugando, jugando se pasó la noche,
jugando, jugando la ropa volvió a su ropero.
Jugando, jugando el duende travieso,
se quedó dormido dentro de un sombrero.

---------

La luna de España
Anónimo

Luna de España
pandero de miel
no sé lo que tiene
que crece al revés.
Capricho de reina,
capricho de rey
¡Qué luna tan guapa
Salada y ole!

---------

La vieja locomotora Sofía
De Elsa Bornemann

La vieja locomotora Sofía
se fue una mañana por la vía,
porque estaba muy aburrida
de hacer siempre la misma recorrida.
Silbando muy bajito se escapó.
Con anteojos a los guardas engañó.
Por las calles fue a pasear con alegría...
y decían: “Qué raro ese tranvía”.
La gente que viajaba a Ituzaingó
en Avenida Santa Fe apareció.
De repente, ¡uy!, vino un vigilante
Todo panza y botones adelante.
Con las dos manos juntas por detrás,
algo dijo, que no me acuerdo más.
Ah, sí. Dijo, golpeando un pie en el piso:
-”Señorita, enseñe su permiso”.
Y Sofía, por estar tan asustada,
le empezó a soplar su humo por la cara.
-“Señorita, usted está muy confundida,
pues no puede andar por la avenida”.
Ella, entonces, marchó a la estación,
donde el guarda la esperaba en el portón:
-”Ay, Sofía, desde hoy tendré cuidado
que no vuelvas a escapar por otro lado.

---------

 

3. A pegar papelitos

Ofrezcan a los chicos y chicas revistas viejas, papel de diario, pedazos de papel de envolver, si tienen tijeritas escolares que no sean peligrosas, ellas y ellos podrán cortarlos, si no usaran los dedos. Con esos recortes podrán pegarlos en hojas de papel blanco o en papel de diario. Podrán agregar marcadores o lápices para completar el trabajo.

Recuerden pedirles que copien el nombre usando los carteles que Uds. hicieron.
Los adultos o los hermanos o hermanas mayores podrán escribirles el nombre y la fecha.

 

4. Vamos a jugar a la peluquería

Armen en un espacio de la casa un sector para jugar a la peluquería. Sólo se necesita una silla y peines, colitas, cepillos, tarritos, una toalla, o pedazos de telas, un espejo y todo lo que se les ocurra. Ahora ófaltan los clientes que se vienen a cortarse el pelo, a lavarse la cabeza o a peinarse...

Si tienen ganas pueden pensar un nombre para la peluquería y escribirlo en un papel.

Dejen volar la imaginación y anímense a quedar hermosos y hermosas después de pasar por la peluquería...

 

Sexto día

1. Vamos a hacer burbujas

 

Se necesita detergente mezclado con un poco de agua colocado en un tarrito, y burbujeros hechos con alambre (pueden usar perchas)

Prueben hacer las pompas soplando por los burbujeros. ¿Qué formas tienen las pompas? ¿Y si ahora las hacemos con burbujeros de diferentes formas, por ejemplo, cuadrados, ovalados, etc.? ¿Cómo saldrán las burbujas?

 

 

2. A jugar a la mini generala

Necesitan una hoja con el siguiente tablero, un dado y si no tienen hagan 6 cartoncitos con los dibujos de cada cara del dado.

Se juega así: se escriben los nombres de los jugadores en los casilleros correspondientes. Cada jugador por tuno tira el dado o elige un cartoncito de la mesa (que están dados vuelta y mezclados). Marca con una cruz en el casillero que tiene dibujada la misma cara del dado que obtuvo.

Si ya está marcado el casillero correspondiente, no se anota nada y sigue el otro jugador. Gana el jugador que primero llena todos sus casilleros.

 

3. Leer a los chicos y chicas este cuento de Neli Garrido de Rodríguez que se llama La travesura de Nicolasa

Este era un pueblo pequeño, con apenas unas pocas casas, una plaza llena de flores al medio y una torre alta, aaaaalta...

Tan alta era la torre que se veía desde todas las casas del pueblo.
Y un poco más allá.
La torre tenía arriba un reloj grandote que marcaba
TIC TAC, la hora de levantarse.
TIC TAC, la hora de ir a la escuela.
TIC TAC, la hora de almorzar.

TIC TAC, la hora de cantar mantantirulirulá.
Y muchas horas más...

Por eso en aquel pueblo, nadie, pero nadie tenía reloj: cuando alguien quería saber la hora, miraba la torre y ya está.

Un día doña Carmela abrió la ventana para ver la hora y, ¡oh, sorpresa!
El reloj de la torre no marcaba ni las 8, ni las 9, ni las 10.
¿Qué hora es? ¿Qué hora es?
¿La una, las dos o las tres?
Y empezó a gritar y gritar.
Y salieron todos los vecinos a ver qué pasaba.

¡El reloj no marca la hora! ¿Qué vamos a hacer ahora? -decía doña Carmela desesperada, porque no sabía si tenía que poner a hervir el puchero o tomar mate.

¿Qué ha pasado? ¿Qué ha pasado? -preguntaban todos.
No sé, no sé -doña Carmela- yo abrí la ventana para ver la hora y ¡miren!: el reloj no marca nada...

Todos miraban para arriba... ¡y era cierto!
El reloj no marcaba ni la una, ni las dos, ni las tres, ni las cinco ni las diez.
¡Qué misterio!
Y, mientras todos se rascaban la cabeza, pensando y pensando, Juan Ariel, el nene
más chiquito del pueblo, dijo:
-El reloj no tiene agujas.

¡Claro! ¿Cómo es que nadie se había dado cuenta? Le faltaban los minuteros.
¿Dónde estarán?
¿Quién los tendrá?

Todos se pusieron a buscar y buscar. La gente ya no sabía qué hacer y los minuteros no aparecían por ninguna parte.

Y todo era un gran lío: almorzaban a la hora de ir a trabajar; trabajaban a la hora de ir a dormir. Los chicos iban a la escuela a la hora de jugar y tomaban el café con leche a la hora de ir a la escuela.

¡Era tremendo!

Hasta que un día descubrieron el misterio: Nicolasa, la urraca, las tenía.

En lo alto de un árbol, muy oronda en su nido, Nicolasa tejía y tejía con las agujas del reloj, y, mientras tanto, empollaba sus huevitos.

Por favor, Nicolasa: ¡necesitamos las agujas! -le pedían todos- ¿Por qué no las devolvés?

¡Ah, no! Imposible. Primero tengo que terminar de tejer las batitas y los escarpines para mis hijitos que están por nacer -dijo Nicolasa-, y siguió tejiendo lo más campante.

Doña Carmela, los vecinos, el vigilante de la esquina, los chicos que iban a la escuela y Juan Ariel, el nene más chiquito del pueblo, se sentaron a esperar y esperar.

Y Nicolasa tejía y tejía.
Y parecía que nunca iba a terminar.
Y todos se cansaron de esperar.

¡Pero Nicolasa! El reloj no tiene minuteros; nadie sabe qué hora es, ¡ya no sabemos qué hacer!

Entonces Nicolasa se arrancó una pluma larga de la cola y una pluma corta del ala.

Tomen -les dijo-, pónganlas de minuteros hasta que yo termine.

Y así fue: le pusieron las plumas al reloj de la torre alta.

Y, hasta que la urraca devolvió las agujas, en aquel pueblo, las horas se pasaban volando, volando...

Nadie sabe por qué. Y vos... ¿lo sabés?

 

4. A jugar a disfrazarse

Con ayuda de los adultos o de los hermanos o hermanas mayores inventen disfraces con ropa en desuso y con papeles, pueden incluir gorros o sombreros, pañuelos de cuello, cinturones, collares y todo lo que se les ocurra. Si se animan también se pueden pintar las caras. Organicen una “fiesta”. Pongan música y a bailar.

Si hay algún celular pueden sacar fotos para compartir.

 

Séptimo día

1. Vamos a jugar: Explorando la casa

Hay que armar “binoculares” con rollos de cartón (los tubitos que vienen en el interior del papel higiénico). Se unen ambos tubitos, uno al lado del otro, y se decoran a gusto. Se puede colocar un hilo o cordón para colgárselos del cuello y así recorrer los espacios de la casa y jugar al “veo-veo”.

Recuerden que para el “Veo veo” una persona comienza por elegir un objeto (por ejemplo, un zapato) y dice “Veo veo”, y otro jugador le pregunta: “¿Qué ves?”.

La persona dice: “Una cosa”, el otro dice: “Qué cosa”.

El que empezó dice: “Maravillosa”, y otro jugador pregunta: “De qué color” y el que eligió el zapato contesta “Marrón”.

A partir de allí los otros intentan adivinar preguntando, pero lo único que puede contestar el que eligió es “SI” o “NO”

¡Por supuesto el que adivina gana!

 

2. Leemos el siguiente cuento a las nenas y los nenes

El sol en un bolsillo. Un cuento popular, versión de Marta Giménez Pastor

La hormiga Jovita barría la puerta de su casa. Barría para adelante, para atrás, para un costado y para el otro costado, ¡chas chas... chus chus... chis chis...! con su escobita de yuyos secos, cuando de pronto chocó con algo redondo y dorado que brillaba cerca de su pata delantera izquierda.

¡Uy! ¿Qué será eso? ¡Nunca lo he visto! -y se acercó tratando de descubrir qué era, pero el reflejo de la cosa dorada y redonda le hizo entornar los ojos y no vio nada.

Entonces alarmada por semejante fenómeno, corrió hasta la casa de su amigo escarabajo y le dijo con voz entrecortada y casi en secreto:

Don Escarabajo... Me parece que ahí, en mi vereda, está el sol.

¿Y con eso qué, doña Jovita? ¡Acaso todos los días no pasa lo mismo en su vereda!
No, amigo... Usted no me entiende. ¡Está todo el sol entero tirado en mi vereda!
¿Cómo dice? ¿Todo el sol tirado en....? No entiendo bien.
Dígame, don Escarabajo... el sol ¿no es redondo, brillante y dorado?
Sí... Así es...

Entonces no me cabe ninguna duda. El sol se ha desprendido del cielo y ahí está el pobre, desmayado en mi vereda... ¡Seguramente por el porrazo que dio al caer!
El escarabajo abrió enormes los ojos y salió corriendo a ver si era cierto. Llegó, miró, pestañeó, movió la cabeza y dijo: “Tiene razón amiga Jovita... es el sol... ¿Qué hacemos?".

La noticia corrió enseguida por todo el jardín y una nube de bichitos comenzó a revolotear frente a la puerta de la hormiga Jovita. Algunos pretendieron alzarlo, pero el sol era tan pesado que los hizo caer a todos patas arriba. Por fin entre aleteos y zumbidos se oyó la voz de una mariposa que decía: Yo creo que lo mejor será llamar a Gregorio, el jardinero.

Así lo hicieron. Entonces Don Gregorio llegó al lugar y al ver lo que le señalaban los bichitos, pegó un salto de alegría y gritó: ¡Ah...! ¡la moneda peruana que se me había perdido! ¡Muchas gracias!

Y con toda facilidad se metió el sol (es decir, la moneda peruana) en el bolsillo... y se dispuso a comenzar su tarea en el jardín, mientras los bichitos lo miraban con la boca abierta de asombro. Como estaba tan contento, esa mañana el trabajo rindió más y las flores estuvieron más perfumadas y los yuyitos más verdes y las piedritas más coloradas.

Y cuando llegó el cartero a la puerta y dijo: -¡Qué lindo está hoy el jardín!, el cascarudo, parándose en medio de un cantero con las manitos en la cintura le contestó:

¡También...! ¡con ese jardinero que lleva el sol en un bolsillo...!

 

3. A dibujar

Si tienen un espacio de tierra en casa, propongan a los chicos y chicas que dibujen con palitos, y luego pueden decorar el dibujo con ramitas, hojas secas, piedritas.

Si en casa no hay un espacio de tierra, entonces podrán dibujar con lápices o marcadores.

Pidan a los chicos y chicas que le pongan un nombre al dibujo. Escriban por ellos el nombre elegido o anímenlos a que lo hagan ellos como puedan.

 

4. Jugamos al “bowling”

Se necesitan botellas vacías de plástico y pelotitas plásticas o se pueden hacer con papel de diario o con medias rellenas de papel.
Colocar las botellas paradas. Los jugadores se ubican a un metro de distancia. Tirar las pelotitas intentando tirar las botellas.
Los chicos y las chicas pueden ir anotando cuantas logran tirar en cada vuelta. Gana el que logra tirar más botellas.

 

Octavo día

1. Hoy vamos a leer poesías

---------

La plaza tiene una torre
De Antonio Machado

La plaza tiene una torre,
la torre tiene un balcón,
el balcón tiene una dama,
la dama una blanca flor.
ha pasado un caballero
-¡quién sabe por qué pasó!-,
y se ha llevado la plaza,
con su torre y su balcón,
con su balcón y su dama
su dama y su blanca flor.

Para tu ventana
un ramo de rosas me dio la mañana.
Por un laberinto, de calle en calleja,
buscando, he corrido, tu casa y tu reja.
Y en un laberinto me encuentro perdido
En esta mañana de mayo florido.

---------

Los sapitos
Anónimo

Los sapos de la laguna
Huyen de la tempestad.
Los chiquitos dicen: -tunga
Y los grandes: -Tungairá
Sapito que tunga y tunga
sapito que tungairá!

---------

Paloma que vas volando
Anónimo

Paloma que vas volando
y en el pico llevas hilo,
dámelo para coser
tu corazón con el mío.

El día que tú naciste
nacieron las cosas bellas,
nació el sol, nació la luna,
y nacieron las estrellas

---------

Caracola
De Federico García Lorca 

Me han traído una caracola.
Dentro le canta
Un mar de mapa.
Mi corazón se llena de agua,
Con pececillos
De sombra y plata.
Me han traído una caracola

---------

Debajo de la Almohada
María Celia

Debajo de la almohada
guardo todo lo lindo del día:
Las voces de mis amigos
el color
la vuelta en calesita
y la tibieza del sol...
¡Mi almohada es alcancía de alegría!

---------

 

2. Conversen con las nenas y los nenes sobre las cosas que les gustaría guardar debajo de su almohada

 

3. A jugar con las cartas a La casita robada

Se necesita un mazo de cartas españolas y un hermano o hermana mayor, o algún adulto que enseñe a las chicas y chicos a jugar. Los jugadores pueden ser por lo menos 2.

Así se juega: un jugador reparte tres cartas a cada uno y coloca cuatro naipes boca arriba en el centro de la mesa.

Cada jugador, a su turno, compara las cartas que posee con las que están en la mesa y levanta todas aquellas que tengan el mismo valor (el mismo número) que una de las suyas. Las coloca en su costado y de esta manera -las cartas que va obteniendo- empieza a armar su “casita”. Las cartas deben colocarse boca arriba para que todos puedan ver la primera carta de todas las “casitas”.

Como el objetivo del juego es acumular la mayor cantidad de cartas posible, la gracia está en poder “robarle” la “casita” a los compañeros y compañeras. Un jugador podrá llevarse la “casita” del jugador cuya primera carta tenga el mismo valor que la suya. Así van jugando y pasando el turno al jugador siguiente hasta completar tres vueltas.

Puede suceder que un jugador no pueda ni levantar cartas ni llevarse una “casita”. En tal caso tira cualquiera de sus cartas, que se agrega a las que están en la mesa. Al finalizar las tres vueltas, el que reparte vuelve a dar tres cartas a cada uno y se reinicia el juego. Cuando el mazo se terminó, el último que levantó cartas se lleva todas las que quedan en la mesa. Gana el jugador que tiene más naipes en su “casita”.

 

4. Vamos a modelar con barro o con la masa que tenemos en la heladera

Se pueden agregar palitos, tapitas, corchos, hojas de los árboles y todo lo que se les ocurra.

 

Noveno día

1. A saltar

Pongan objetos en el piso. Según el tipo de piso con el que cuenten podrán seleccionar los objetos más adecuados para no arruinarlos. Por ejemplo, cajones bajos, palos de escoba, palitas para recoger la basura o almohadones, muñecos, etc.

¡El juego consiste en saltarlos con los dos pies, con uno, o pasarlos gateando, por supuesto siempre con algún adulto que aleje a las niñas y los niños de cualquier riesgo!

 

2. Vamos a leer el cuento

Medio kilo de azúcar, de Juan Antonio de la Iglesia

-Buenas tardes, mi querido vecino. Venía a pedirle un favor...

El Gnomo Jeromo torció el gesto. Siempre pidiéndole favores a él, con la fama de tacaño que tenía. ¿Por qué no escarmentaban? Él vivía tranquilamente en su Seta Gigante, sin pedir nunca nada a nadie. Durante el verano hacía sus provisiones para el invierno se las comía y nada más. ¿Por qué no hacían lo mismo todos sus vecinos, que siempre andaban pidiéndole que si un huevo, que si un poquito de sal, que si una taza de néctar, que si un grano de pimienta? ¡Brrr!

¿Qué quieres ahora, pequeño? -gruñó al ver que el más chiquito de los Castores seguía en el umbral y no se marchaba.

-Mamá está haciendo un pastel y dice que si usted, que es tan bueno, me puede prestar un kilo de harina.

El Gnomo Jeromo se llevó las manos al gorro verde y puntiagudo que tapaba su calva. ¡Nada menos que un kilo de harina! ¿Y cuándo se lo devolverían?

Castorín aseguró que enseguida, en cuanto mamá Castora fuese al mercado el jueves.

A regañadientes, el Gnomo Jeromo se metió en la cocina y salió con el paquete, que era más grande que él. Castorín se lo cargó a la espalda, a duras penas, y salió tambaleándose.

Y el Enano egoísta cerró la puerta, le dio una vuelta a la llave, encendió su pipa y se puso a leer delante de la chimenea.
Pero al poco tiempo volvieron a llamar.
¡Toc! ¡Toc!
-¿Quién es?
-¡Soy yo, Castorín! ¡Ábreme!

“Vaya -pensó el Gnomo Jeromo- éste me viene a devolver la harina. No corría tanta prisa.”

Pero Castorín le pidió un huevo, aunque fuese de paloma. Su madre estaba haciendo un pastel...

-Con que un pastel, ¿eh? ¡Brrr!

Por poco, en lugar del huevo, le da un garrotazo. Pero, entonces, acaso no podría recuperar nunca el kilo de harina prestado. Y le dio el huevo... pero de gorrión.

Castorín, a pesar de todo, se marchó tan contento. Y el Gnomo Jeromo cerró la puerta, le dio dos vueltas a la llave, encendió su pipa otra vez y se puso a leer.

Al cabo de un rato, volvieron a llamar.
¡Era Castorín de nuevo! Ahora pedía una tacita de dulce de frambuesa.

-También para el pastelito, ¿verdad? ¡Brrr! y el Gnomo Jeromo tuvo que encerrarse en la cocina, para que Castorín no le viera quitarse el gorro y morderlo de rabia.

Pero para recuperar la harina y el huevo no le podía pegar al pedigüeño, y le prestó la tacita de dulce, sólo que en lugar de ser una taza de desayuno fue una de las de café, y en vez de dulce de frambuesa era de ciruela, para que se fastidiaran y les sirviera de purgante.

Y Castorín se marchó tan contento. Y el Gnomo Jeromo cerró, dando tres vueltas a la llave. Volvió a encender su pipa y se puso a leer. Y al cabo de unos instantes, Castorín llamó una última vez. Necesitaban, para el pastel... ¡medio kilo de azúcar!

En el colmo de la desesperación, el Gnomo Jeromo entró en la cocina, pero salió con un paquete de sal y se lo dio a Castorín. No lo notarían y se les estropearía el pastel, por pedigüeños, ea.

¡Y el Gnomo Jeromo estaba leyendo, cuando llamaron otra vez!
Ahora era la familia de los pastores en pleno. Venían todos juntos a felicitarle por su cumpleaños, y a regalarle... ¡el pastel!

Y el Gnomo Jeromo se desmayó.

 

3. Conversen con las nenas y los nenes sobre el cuento.

¿Cómo se imaginan que es Jeromo? ¿Será grande o chiquito?
¿Para qué iba Castorín todo el tiempo a su casa? ¿Por qué creen que Jeromo se desmayó?

 

4. ¿Se animan a dibujar a Jeromo?

 

Décimo día

1. Jugamos a la panadería

Ayuden a los chicos y chicas a preparar el lugar de juego. Se necesita dinero, hecho con papelitos dibujados; billeteras, carteras, bolsas de compras, papeles para envolver ¡¡¡¡y lo más importante!!!! Pan, factura, masitas y tortas, que los propios chicos y chicas pueden fabricar con la masa o con barro.

No se olviden de ponerle nombre a la panadería. Los de 5 años ya pueden escribirlo como puedan. (Acuérdense que no hay que corregirlos. Ellas y ellos lo harán como puedan)

Ahora toda la familia puede jugar a ir de compras y después preparar una mesa para “tomar el mate comiendo” lo que compraron.

 

2. Vamos a construir

Con ayuda de los chicos y chicas junten distintos elementos que sirvan para construir: cajas y cajitas, latas, potes, pedazos de madera, tubos de cartón, maples de huevos. Con todos estos materiales proponerles que construyan casas, puentes, caminos....

 

3. Ahora a escuchar un cuento: 

La “Historia de Ratita” que es una versión que hizo Laura Devetach de un tema del Panchatantra.

Había una vez una ratita gris que vivía con sus papás en una cueva tan tibia, tan tibia y tan cerrada, que un día tuvo ganas de salir.

Y salió.

Y se quedó un rato encantada en la puerta de la cueva, porque el mundo le pareció más lindo que un jardín de quesitos.

Despacio se puso a explorar, a oler, a mordisquear, a hacer tumbacabezas, a conocer.
Y Ratita sintió que no hay nada mejor que descubrir el mundo pasito a paso.
Bailó con una hoja. Patinó sobre un papel de chocolatín.
Fumó un cigarrillo de pasto.
Se puso anteojos de papel de caramelo.
Tomó mate en una flor de campanilla color lila.
Se puso aros de arroz.
Y le dieron unas ganas bárbaras de ponerse de novia.

Cuando vio el sol del amanecer, tan redondo, tan naranja, con luz, tan caliente como un tapado de pelusita, le dijo:

-Señor Sol, usted es muy buen mozo. ¿Quiere ser mi novio?

-Como no, -dijo el sol, porque la ratita le pareció preciosa-, te daré calor, te cubriré con mis hilos de oro y todo el mundo será sol para los dos.

-Ah, no -dijo Ratita-. Así no vale. El mundo es más que eso. ¿Qué haría yo en un mundo todo de sol? Bastante tuve ya en un mundo todo de cueva.

-Qué lástima -dijo el sol-. Te presentaré al nubarrón, que a veces me tapa un poco y no es tan sol como yo. A lo mejor te gusta.

-Bueno, gracias -dijo Ratita. Y se sentó a esperar hamacándose en una violeta.

Llegó el nubarrón, muy elegante, vestido de gris. A Ratita le gustó muchísimo porque a veces tenía forma de helados, a veces de calesita y a veces de dibujo que no se entiende.

-Señor Nubarrón -dijo Ratita- usted es muy buen mozo. ¿Quiere ser mi novio?

-¡Cómo no!, -dijo el nubarrón, porque la ratita le pareció preciosa-. Te daré gotas de agua, te envolveré en mi capa fluflú y todo el mundo será nube para los dos.

-¡Ah, no! -dijo Ratita-. Así no vale. El mundo es más que eso. ¿Qué haría yo en un mundo todo de nube?

-¡Qué lástima! -dijo el nubarrón-. Te presentaré al viento, que a veces me empuja y no es tan de nube como yo. A lo mejor te gusta.

-Bueno, gracias -dijo Ratita. Y se sentó a esperar recostada en un maní.

Llegó el viento soplando flautas. A Ratita le gustó muchísimo porque se movía bailando música beat.
-Señor Viento -le dijo- usted es muy buen mozo. ¿Quiere ser mi novio?

-¡Cómo no!, -dijo el viento, porque la ratita le pareció preciosa-. Te haré cosquillas en el pelo, te envolveré en mi música y todo el mundo será viento para los dos.
- ¡Ah, no! -dijo Ratita-. Así no vale. El mundo es más que eso. ¿Qué haría yo en un mundo todo de viento?

- ¡Qué lástima! -dijo el viento-. ¿Por qué no vas a buscar al muro, que a veces me detiene en mi vuelo y no es tan de viento como yo? A lo mejor te gusta.
-Bueno, gracias -dijo Ratita. Y subiéndose a un conejo que trabajaba de ómnibus llegó hasta el muro.

El muro sonrió quieto, quieto, derecho, derecho. Estaba hermoso, y muy blanqueado con cal. A Ratita le gustó porque tenía un monigote dibujado, justo a la altura de un chico.

-Señor Muro -dijo- usted me gusta. ¿Quiere ser mi novio?
-¡Cómo no!, -dijo el muro, porque la ratita le pareció preciosa-. Te alzaré muy alto, te esconderé en un huequito de mis ladrillos y todo el mundo será muro para los dos.
- ¡Ah, no! -dijo Ratita-. Así no vale. El mundo es más que eso. ¿Qué haría yo en un mundo todo de muro?

¡Qué lástima! -dijo el muro-. Y siguió quieto, quieto, derecho, derecho.

-Me parece que así no voy a encontrar novio -pensó Ratita un poco preocupada-. Lo que pasa es que ni el sol, ni el nubarrón ni el viento ni el muro, tienen una colita como la mía, ni un corazón que hace tipi tepe. Yo me equivoqué.

Y pensando así caminó y caminó por el sendero de las margaritas. De repente llegó a un lugar donde había muchísimos ratones y ratonas y ratoncitos. Era todo un barrio de ratones color café que la saludaron amablemente diciéndole: -Cómo-te-va.

Ratita paseó contenta por el barrio hasta que vio a Ratón-Ratón. Estaba fabricando muebles con fósforos, tapitas de botellas y pelos de cepillos. A la ratita le gustó muchísimo como silbaba y llevaba el compás con la cola.

-¡Hola! -saludó Ratón-Ratón.

-¡Hola! -saludó Ratita, y se acercó para mirar los trabajitos. El Ratón le ofreció una silla y Ratita sintió que al lado de Ratón-Ratón se estaba muy bien, porque tenía cola y un corazón que hacía tipi tepe.

-Me alegro de verte -dijo Ratón-Ratón, y también sintió que al lado de Ratita se estaba muy bien.

¿Podríamos ponernos de novios? -preguntaron los dos juntos. Y los dos juntos contestaron que sí y se dieron un besito con muchísimo cariño.

Después siguieron explorando, trabajando, oliendo, mordisqueando y descubriendo el mundo pasito a paso.

Ratita se hizo una hamaca de plumas.
Ratón-Ratón aprendió a saltar de rama en rama como Tarzán.
Ratita pintó cuadros con la punta de la cola.
Y los dos juntos aprendieron a contarse cosas.
Y los dos juntos aprendieron a ser papás. Tuvieron hijitos y les dieron una cueva tibia, pero con una puerta fácil de abrir, para que pudieran salir a conocer el mundo pasito a paso, cuando tuvieran ganas.

4. Conversen con las nenas y los nenes sobre el cuento

Se animarán los chicos y las chicas a dibujar a la Ratita tan bonita. Pueden usar marcadores, lápices y pedacitos de papel.

 

Educación Sexual Integral

 

1. El juego de las estatuas. ¿Lo recuerdan?

Este juego se basa en resolver diferentes consignas al compás de una canción con la guía de una persona adulta, niño o niña, según lo consideren.

Elementos necesarios:
• Un aparato que permita pasar música y pausarla ante cada consigna.
• Música.

Acciones:
Para empezar, se elige una canción que quieran bailar y compartir. Luego, la persona que guía va a pausar la canción y dará distintas consignas en cada pausa.

a) Quedarse inmóvil como una estatua.
b) Ocupar con su cuerpo la mayor parte del espacio.
c) Ocupar con el cuerpo el menor espacio posible.
d) Señalar una parte del cuerpo que les de muchas cosquillas.
e) Tocarse una parte del cuerpo y mencionar las formas que conoce de nombrarla.
Por ejemplo, con la nariz se podría mencionar: “nariz”, “naso”, “ñata”, “hocico”, etc.

f) Repetir la consigna anterior con distintas partes del cuerpo.

 

2. El juego a las sillas, pero distinto.

El objetivo de este juego es lograr que todos los y las participantes logren sentarse y que ninguno quede desamarrado o suelto.

Elementos necesarios:
Un aparato (celular, equipo de música, etc.) que permita pasar música y pausarla ante cada indicación.

• Música.
• Tantas sillas, bancos individuales o banquetas como participantes. Por ejemplo, para tres participantes se necesitan tres sillas.

Acciones:
a) Para empezar, se elige una canción que les guste. Después, se colocan sillas en el centro de un espacio de manera tal que quienes participan del juego puedan circular alrededor sin tropezarse con otros objetos. Poner la música y, mientras suena, quienes participan giran alrededor de las sillas bailando al compás.
b) Quien guía el juego, detiene la música y cada participante se sienta en una silla. Luego, quien guía el juego quita una silla del centro y vuelve a poner la música.
c) Con la siguiente pausa de la canción, todos/as los/as participantes tienen que lograr sentarse. Aunque haya menos sillas, todos/as tienen que quedar sujetados/as y sostenidos/as de alguna manera.
d) Se repite la dinámica 2 y 3 hasta que quede solo una silla.
e) Para terminar este juego les proponemos sacar una foto con el celular, de la última vuelta.
Para pensar: ¿Cómo hacer para sostenerse colectivamente, que nadie toque el suelo y lograr un apoyo seguro?, ¿cómo se pueden cuidar cada uno/a y entre todos/as?
Es muy importante que quienes participan se sientan cómodos/as, que no se lastimen y se diviertan jugando. Recuerden que cuando alguien se siente mal o con incomodidad cualquier propuesta deja de ser un juego.

 

3. ¡A vivir en la luna!

Les proponemos imaginar y jugar cómo puede ser la vida en la luna.

Elementos necesarios:
• Todos los objetos que elijan de la casa que les permitan jugar a estar y vivir en la luna. Por ejemplo, una colcha, sábana, frazada, gomas, telas, almohadas, palos de escoba, utensilios sencillos de cocina, etc.
• Bolsas o cajas para juntar por la casa todos los elementos seleccionados para llevar adelante el juego.

Acciones:
a) Imaginen cómo sería vivir en la luna. ¿Cómo se resuelve la vida cotidiana ahí?,¿cómo caminan, hacen las compras, cocinan, se visten o duermen?, ¿cómo es la familia de la luna?, ¿quiénes la componen? ¿Cómo puede ser un día de esta familia de la luna?

b) Junten los elementos para ir armando el espacio necesario para llevar adelante el juego.

c) Mientras juegan, pueden inventar otros modos de hacer las cosas, diferente a “como lo conocen en la tierra”.

d) Después de jugar, guardan todo en su lugar. Al día siguiente, pueden seguir inventando otros objetos, personajes y situaciones para sumar al juego. Para finalizar, les proponemos sacar una foto con el celular de la familia de la luna en alguna acción. Por ejemplo, al despertarse, al caminar, cocinando, etc.

 

4. ¡Cuántos objetos hay en casa! ¿Los visitamos?

Les proponemos armar un registro diario de los objetos y su uso cotidiano.

Elementos necesarios:
• Hojas usadas, papel de diario, cartón.

• Cualquier elemento que tengan a mano para dibujar y pintar.
• Cinta para pegar en la pared o soga para colgar cada dibujo con broches de la ropa o de papeles.

Acciones:
a) Observar y elegir algunos objetos de la casa, uno o varios distintos cada día de la semana.
b) Dibujarlo sobre alguna superficie.
c) Charlar acerca de quiénes usan ese objeto y con qué finalidad, y quiénes no lo usan, pero podrían perfectamente usarlo. Un adulto, hermano o hermana puede dejar esto escrito en la misma hoja.
d) Pegar o colgar el dibujo, y sumar, uno a continuación del otro, conforme pasa la semana.
e) Y, si quieren, pueden elegir algunos objetos para llevar a la luna y, tal vez, ¡olvidarlo allí!

¿Qué otros objetos pueden sumar? o tal vez cambiarlos, por un peine, disfraces, escalera, cuchara, etc.

 


  • Autor: Dirección Provincial de Educación Inicial
  • Fuente: DGCYE - Subsecretaría de Educación
Actividades para realizar en el hogar
  • Nivel: Inicial
  • Categoría: Inicial